Los regantes y el Ayuntamiento unen fuerzas a favor del futuro centro La Balsa en Pliego

José Luis Piñero
JOSÉ LUIS PIÑEROMula

La comunidad de regantes de Pliego trasladó al Ayuntamiento su apoyo y adhesión a las acciones encaminadas a desarrollar el proyecto europeo Cubre. Esta iniciativa se encarga de la conservación del patrimonio subterráneo. Pretende ser una acción innovadora para mejorar la economía y el entorno de poblaciones rurales a través de activos subterráneos, como sucede en el caso de Pliego con la Sima de la Higuera.

Esta colaboración entre los regantes y el Consistorio va dirigida a desarrollar conjuntamente medidas dirigidas a la potenciación de la actividad agraria y al dinamismo cultural-patrimonial. Uno de los proyectos cumbre de esta alianza es el que la comunidad de regantes quiere llevar a cabo: La Balsa, una sede multi-funcional de la comunidad. Este cuenta con el aval del Pleno de la Corporación Municipal.

El centro La Balsa pretende dar soporte administrativo y técnico en condiciones óptimas a los regantes en cuanto entren en funcionamiento las obras de modernización contempladas en el Plan Global de la Huerta de Pliego. De manera adicional podría convertirse en un centro cultural, incluido en la calle del Agua, que albergará la puesta en valor de este Bien de Interés Cultural, así como de la Sima de la Higuera y del yacimiento del Almoloya. La inversión asciende a 550.000 euros.

La iniciativa aúna el carácter social que representa la implicación de la Comunidad de Regantes (una institución con 1.406 comuneros y que reúne casi a todas las familias de Pliego) con la conservación patrimonial, paisajística y cultural de la zona. En este sentido, propone un espacio, según el proyecto, «con atractivo turístico asociado a tres elementos: el agua como recurso de vida; el yacimiento argárico de La Almoloya y la Sima de la Higuera», añadieron las fuentes.

Fotos

Vídeos