«¿Qué quieres, matar a mis hijos?»

'El Paletas', durante el traslado del pasado miércoles a los juzgados./Edu Botella / AGM
'El Paletas', durante el traslado del pasado miércoles a los juzgados. / Edu Botella / AGM

La viuda de Valerica G., el hombre que falleció de un tiro en la cabeza en Nochevieja, aseguró a la Guardia Civil que su marido solo trataba de frenar a 'El Paletas' antes de recibir el disparo

Daniel Vidal
DANIEL VIDALMurcia

Cenó, tomó las uvas y acto seguido se metió en la cama con la mente puesta en el nuevo día del nuevo año, alejándose de la fiesta y el bullicio propio de la última cifra de todos los calendarios. Pero poco después se topó de frente con la muerte y para Valerica G., ciudadano rumano de 49 años, vecino de Alguazas, no hubo más días ni años. Su vida terminó en Nochevieja al recibir un tiro en la cabeza, supuestamente efectuado por José T. C., alias 'El Paletas', en prisión provisional sin fianza. 'El Paletas' reconoció ante la juez haber disparado dos veces, pero sin intención de matar.

«Supe que había sido él porque, antes de disparar, escuché su voz diciendo 'te mato, te mato'», declaró a los agentes de la Guardia Civil G. M., la viuda de Valerica G.. Esta mujer también defiende que el presunto autor de la muerte de su marido no iba solo aquella noche cuando se produjo el tiroteo -como ha mantenido 'El Paletas' en sus declaraciones-, sino «acompañado de dos hombres». De hecho, los agentes encargados de la investigación siguen buscando a estos dos supuestos acompañantes de 'El Paletas', por lo que no se descartan nuevas detenciones.

Lo que también testificó G. M. a los agentes de la Guardia Civil el día de Año Nuevo fue lo que Valerica G. le dijo a 'El Paletas' desde la ventana, después del primer disparo, y antes de ser abatido por el segundo, el que presuntamente acabó con su vida: «¿Qué quieres, matar a mis hijos?», trataba de mediar desde la vivienda. En ningún momento hace referencia la mujer a armas de fuego en su casa, lo que desmontaría la versión de 'El Paletas', que asegura que solo trataba de defenderse ante los supuestos disparos que le llegaban desde la ventana. Al parecer, la Guardia Civil descarta la participación de una segunda arma de fuego en el tiroteo, al menos por parte de la familia rumana.

El presunto homicida mantuvo en su declaración que escuchó disparos y que solo trataba de defenderse ante esa agresión

Después de escuchar ese segundo disparo y ver cómo su marido se desplomaba junto a la ventana, siempre según la declaración de la viuda ante la Benemérita, a la que ha tenido acceso 'La Verdad', entre sus hijos y ella sacaron como pudieron el cuerpo de Valerica G. a la entrada del edificio mientras llegaban los servicios sanitarios. «Mi marido ya estaba muerto», contó a los agentes.

«Nervioso»

G. M. también relató en su declaración que su hijo, L. P. G., con quien se peleó 'El Paletas' antes del tiroteo mortal debido a un incidente con el coche, «estaba nervioso por lo que había ocurrido», y la conversación en el domicilio familiar después del altercado se desarrollaba «en un tono muy alto». En su versión de los hechos ante los funcionarios de la Benemérita, la mujer reconoció que su hijo recogió de su casa un cuchillo para «cortar la carne» que se iba a preparar en «una barbacoa» en el domicilio de un familiar -después de haberse comido ya las uvas-, lo que coincide con la versión de 'El Paletas', que aseguró que el rumano le amenazó y le intentó agredir con un cuchillo, llegando a propinarle un arañazo. Todo ello antes del fatal desenlace que le costó la vida a Valerica G.

El nerviosismo del hijo del fallecido es algo que, tanto 'El Paletas' como su pareja, M. C. S. U., madre de sus dos hijas, corroboraron a los agentes de la Guardia Civil. La pareja, que cenó por separado en Nochevieja debido a una discusión previa, coincidió en sus declaraciones al asegurar que L. P. G. amenazó varias veces a voz en grito con «matar» y «violar» a la hija mayor de ambos, de 6 años, poco antes de que produjera el tiroteo. De hecho, M. C. S. U. asegura que, ante estas amenazas, corrió escaleras arriba hacia la azotea del edificio con su madre y sus hijas para pasar a la vivienda de otra familiar, «ya que los rumanos sabían dónde estábamos».

Sin embargo, 'El Paletas', según su versión, ignoró los insultos y amenazas que le profirió L. P. G. desde la ventana: «Hijo de puta, mañana te voy a matar, voy a violar a tu hija», le espetó. Pero 'El Paletas' fue capaz de esquivar esta provocación, después de haberse bebido «cuatro botellas de güisqui» y haber consumido no poca cocaína, siempre según su propia declaración, y solo sacó la pistola «que llevaba en la cintura» cuando escuchó «dos tiros» que provenían de la vivienda desde donde lo estaban amenazando. Eso sí, no pudo identificar a la persona que le disparó.

Asimismo, la pareja de 'El Paletas' aseguró que su novio sí conocía de antes a L. P. G., el hijo de la víctima, lo que contradice también la versión del presunto homicida, que declaró no saber ni cómo se llamaba el joven rumano: «Los rumanos residían en una vivienda que ocuparon hace un tiempo, que era de un familiar» de 'El Paletas', con el que ya en su día tuvieron una discusión «por un tema de enganche de agua, y esta familia le sacó un cuchillo, amenazándolo». Al parecer, las rencillas podrían venir de lejos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos