La plantilla de Arimesa acusa a la alcaldesa de buscar su cierre pese a tramitarse aún la licencia

Trabajadores de Arimesa concentrados, ayer, durante su protesta ante el Ayuntamiento./LV
Trabajadores de Arimesa concentrados, ayer, durante su protesta ante el Ayuntamiento. / LV

Sánchez Roca asegura que la orden de paralizar la cantera «no es decisión política, sino técnica y jurídica», e insiste en que se limita «a cumplir la ley»

Zenón Guillén
ZENÓN GUILLÉNMurcia

La plantilla de Áridos del Mediterráneo S. A. (Arimesa) acusa a la alcaldesa de Santomera, Inma Sánchez Roca, de pretender el «cierre forzoso» de la empresa de áridos, a pesar de que en la actualidad «se está tramitando la licencia de actividad definitiva». Así lo denunciaron ayer los trabajadores durante una concentración frente al Ayuntamiento. Su portavoz, el ingeniero de minas Francisco José Palazón, aseguró que, a día de hoy, se cumple con toda la legislación y se espera el último permiso medioambiental, como obliga la Comunidad Autónoma -competente en esta materia-, para proseguir con la actividad.

La protesta se llevó a cabo ante la nueva amenaza de cierre recibida. La cantera lleva meses a la espera de la certificación municipal tras disponer de todos los informes positivos de los departamentos del Gobierno regional para continuar con la producción. Según los empleados, «nada impide a la compañía cumplir con la legalidad vigente salvo el retraso injustificado de la licencia del Consistorio».

Por su parte, la regidora y el concejal de Urbanismo, Joaquín Rubio, comparecieron también ayer para aclarar que «la orden de cerrar la cantera no es decisión política, sino técnica y jurídica». El Ayuntamiento «se está limitando a cumplir los procedimientos establecidos por la ley». Así, resaltaron que existen dos procesos administrativos abiertos: uno, basado en la orden de cierre dictada en enero de 2015 por el TSJ de Murcia; y el otro, sobre la concesión de una cédula de compatibilidad urbanística que permita la tramitación de una nueva licencia de actividad.

En cambio, el medio centenar de trabajadores mantienen que la posición del equipo de gobierno local -PSOE y Alternativa por Santomera- supone «una actitud negligente» por mantener «la incertidumbre del futuro de la empresa».

Sin embargo, la socialista Sánchez Roca se mantiene firme para subrayar que «acompañamos a los trabajadores en sus preocupaciones, no queremos que nadie sufra, pero nuestra obligación es cumplir la legalidad vigente, estamos sometidos al imperio de la ley. Estamos convencidos de estar procediendo de la forma correcta, asesorados en todo momento por los servicios técnicos municipales, y la empresa tiene la posibilidad de recurrir la ejecución forzosa de cierre si considera que no se ajusta a ley».

La mercantil Arimesa desarrolla la actividad de cantera en el paraje de El Zacacho, con una licencia municipal de 1974, del Ayuntamiento de Murcia -pues aún no se había segregado Santomera de la capital de la Región-, para la actividad de «trituración y clasificación de áridos», pero no así para la actividad de cantera (extracción). Así lo estableció la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJ. Por ello, desde el Ejecutivo local apuntan que Arimesa «lleva 43 años realizando una actividad sin licencia municipal».

Más allá de los asuntos jurídicos, los operarios de Arimesa andan volcados en salvar sus empleos; por ello no descartan acciones legales junto con los dueños de la empresa -la familia García-Balibrea (presidente de la Cámara de Comercio de Murcia)- si, tanto la primera edil como sus socios de gobierno, mantienen su actitud, que califican de «próxima al delito».

Fotos

Vídeos