El plan director del Castillo de Mula acabará con tres décadas de abandono

Varios operarios se emplean en los últimos trabajos en el castillo./J. L. P.
Varios operarios se emplean en los últimos trabajos en el castillo. / J. L. P.

Las últimas obras de emergencia han servido para garantizar la seguridad y una conservación mínima

JOSÉ LUIS PIÑEROMULA

Casi tres décadas han transcurrido -10 de enero de 1990-, desde que la familia Beltrán de Lis y Pidal registrara el castillo en su propiedad, dando lugar a años de litigio entre los distintos herederos y el Ayuntamiento de Mula. Una fortaleza en estado de abandono y objeto de desperfectos provocados por actos vandálicos, que por fin han llegado a su fin, tras realizarse los primeros trabajos de emergencia con el objetivo de garantizar la seguridad y su conservación mínima. Y, sobre todo, después de iniciarse la redacción del plan director de restauración y rehabilitación, tras la firma del contrato entre el alcalde, Juan Jesús Moreno, y la arquitecta Isabel Bestué Cardiel, responsable de su elaboración, junto a su equipo.

Las obras ejecutadas recientemente han permitido comprobar el estado de abandono en el que se encontraba este bien de interés cultural (BIC), cuyo interior estaba lleno de basura, plásticos, restos de lumbre, botellas de cristal, junto a numerosos grafitis en las paredes. Y es que habían desaparecido hasta los candados colocados para impedir el acceso al interior de la construcción. Además, los destrozos de rejillas habían dejado un aljibe de 1,5 metros de diámetro sin protección, con una caída de 15 metros de altura.

Desde el Consistorio se ocuparon, por responsabilidad, a lo largo de estos años, de cerrar la puerta de entrada al castillo, pero tantas veces como se ponían cadenas y candados, rompían los mismos. Incluso, pese a ser tapiada la entrada, acabaron volcándola. Aún así, la falta de inversión de sus dueños impedía mantenerlo en las condiciones más adecuadas, convirtiéndose en un refugio de grupos de jóvenes que destrozaban todo lo que veían al su paso.

Una subvención de 30.000 euros de la Comunidad Autónoma ha sido la que ha permitido realizar ahora esas actuaciones de revisión de los accesos, el cierre de huecos verticales, la eliminación de la vegetación, la sujeción de algunos de los sillares y la estabilización de los tapiales y de la esquina superior de la torre del homenaje, entre otros

Por otra parte, los 166.000 euros entregados al Ayuntamiento de Mula, correspondientes a los Presupuestos Regionales de 2016, son los que se invertirán en la redacción del plan director -que asciende a 64.800 euros-, así como para el arreglo de urgencia de la torre muralla medieval, que se iniciará en breve.

Isabel Bestué y su equipo de quince especialistas de diferentes disciplinas, con una gran experiencia en la restauración de edificios monumentales, entre ellos arquitectos, arquitectos técnicos, ingenieros de obras públicas, arqueólogos, historiadores, restauradores, geólogos, especialistas en turismo y en derecho, entre otros, tienen un plazo máximo de nueve meses para presentar el plan. Mientras tanto, el Ayuntamiento, tras conseguir ya casi el 67% de la propiedad del castillo, está implicando a todos los partidos políticos para que se comprometan a poner en valor la fortaleza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos