Las parroquias siguen con las obras en el aire

Los puntales sujetan la cubierta del pórtico de San Juan. / J. A. MORENO
Los puntales sujetan la cubierta del pórtico de San Juan. / J. A. MORENO

San Pablo precisa más de 400.000 euros para su completa rehabilitación y Cultura no concede aún el permiso para los trabajos en San Juan

JESÚS YELO

Renovarse o morir. Este dilema bien podría aplicarse a las comunidades religiosas y sociales de las dos iglesias más importantes de Abarán: San Pablo y San Juan Bautista. Ambas están inmersas en sendos proyectos de rehabilitación y reforma de sus respectivos templos con una inversión de 634.000 euros. Por su relevancia y antigüedad, San Pablo, que data del siglo XVI, está acometiendo un proyecto de envergadura que se remonta a 2012, cuando se encargó la actuación de rehabilitación y restitución de la cubierta, con una superficie de 750 metros cuadrados, cuyas obras concluyeron en 2015.

En esta primera fase, y a base de donativos y aportaciones de vecinos particulares, se recolectaron los 87.000 euros para llevar a cabo las obras. Después se puso en marcha la segunda fase, que abarcó la restauración de la fachada, la torre y el campanario gracias a las aportaciones de varios empresarios locales. Ahora, para completar la rehabilitación, el Obispado ha solicitado al Grupo de Acción Local Leader de la Vega del Segura una ayuda de 434.000 euros para la última fase.

La primera actuación sería la rehabilitación interior del templo (112.000 euros); la segunda, la rehabilitación y adecuación de salones, archivo y vivienda del cura (112.000 euros); la tercera, la electrificación y equipamiento en seguridad interior y audiovisuales (100.000 euros); y la cuarta contempla la restauración y reparación de retablos, imágenes, pinturas, bóvedas y cornisas (110.000 euros). Las obras podrían comenzar en octubre y contarían con un plazo de ejecución de diez meses.

Por otra parte, la parroquia de San Juan Bautista también está implicada en un lavado de cara, el primero en 47 años. De hecho, desde hace varios meses se está acometiendo la primera fase, consistente en el arreglo del salón parroquial, con numerosas humedades. En junio se pondrá la nueva instalación eléctrica y la escalera de acceso al salón. Pero, para continuar las obras del pórtico de entrada, que se está hundiendo, ha surgido el problema de la concesión del correspondiente permiso por la Consejería de Cultura y Turismo, que tiene paralizado el proyecto. La solución podrían encontrarla mañana el alcalde, José Miguel Manzanares, y el concejal de Cultura, Javier Fernández, en la entrevista que mantendrán con el director general de Bienes Culturales, Juan Antonio Lorca.

Temas

Abarán

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos