'El Paletas' pasa a disposición judicial en Molina

'El Paletas', este miércoles, llegando al juzgado en Molina de Segura./Edu Botella / AGM
'El Paletas', este miércoles, llegando al juzgado en Molina de Segura. / Edu Botella / AGM

La familia de la víctima mortal del tiroteo y la del detenido, que ayer se sometió a un test de drogas, 'desaparecen' de la localidad, aún en 'shock'

JORGE GARCÍA BADÍA y DANIEL VIDALMurcia

Fue una Nochevieja de venganza, de sangre y de muerte, pero entre medias también hubo espacio para la fiesta, para el alcohol y la cocaína. Así lo reconoció ayer J. T. C., alias 'El Paletas', presunto autor del disparo que le costó la vida a un ciudadano, de 49 años, rumano en Alguazas en la primera noche del año, durante un tiroteo en la zona de Los Pisos de Galisán de la localidad y que este miércoles pasó a disposición judicial en Molina de Segura.

De hecho, 'El Paletas' fue sometido ayer en el Hospital Reina Sofía a pruebas de orina y sangre para comprobar si se encontraba bajo los efectos del alcohol y las drogas en el momento del altercado, como él mismo reconoció a los agentes. El juzgado de Molina que asume la investigación ha declarado las actuaciones secretas pero, según ha podido saber 'La Verdad', el supuesto homicida ha explicado a la Guardia Civil que, cuando se produjo el tiroteo, se encontraba bajo los efectos del alcohol y la cocaína. 'El Paletas' aseguró a los agentes que el tiroteo se produjo cuando regresaba a su vivienda de celebrar la Nochevieja y que no fue a casa del joven rumano L.P.G. a ajustar cuentas por el atropello frustrado de su hija. Según su declaración, tras estampar su vehículo contra el coche de alta gama del joven rumano con el que discutió previamente por el incidente con su hija, se fue de fiesta y, al volver a su casa, situada en la calle San Lorenzo, pasó por la calle San Luis. Fue entonces, según la misma declaración ante la Guardia Civil, cuando la familia rumana comenzó supuestamente a amenazarle y abrieron fuego contra él. En ese momento, 'El Paletas' respondió a los disparos utilizando un arma corta. Pese a todo, los agentes no han encontrado aún ninguna de las armas con las que se efectuaron los disparos.

Además, 'El Paletas' negó que huyese del lugar acompañado de un amigo. «Iba solo», ha declarado. Sin embargo, tales afirmaciones no han convencido a los investigadores, que siguen indagando entre los miembros de la familia rumana para esclarecer quiénes participaron en el tiroteo. Por ello no se descarta que se produzcan nuevas detenciones.

Sin embargo, tanto la familia de 'El Paletas' como la del fallecido, que recibió un tiro en la cabeza, se han esfumado de la localidad. Los vecinos aún están «sorprendidos» del violento altercado ocurrido nada más estrenarse el nuevo año. «Nadie podía imaginarse una cosa así», lamentaba en la mañana de ayer el alcalde de Alguazas, Blas Ángel Ruipérez. Ruipérez, que ayer mantuvo una reunión informativa con algunos de los mandos de la Guardia Civil encargados de la investigación, volvió a reclamar que se cubran las vacantes existentes en el cuartel del Instituto Armado de Molina de Segura, que es el que presta servicio a las localidades de Alguazas, Lorquí y Ceutí, y que, según el primer edil «cuando tapa la cabeza se descubre los pies», en referencia a la imposibilidad de cubrir todas las áreas de su competencia ante la escasez de recursos.

Más seguridad

En esta conversación, Ruipérez pidió que los agentes «pasen más de lo habitual estos días» por la zona en la que se cometió el crimen, con el objetivo de evitar posibles represalias, y a pesar de que las familias «no se encuentran ahora en el lugar». La Guardia Civil trasmitió «tranquilidad» al alcalde, mientras continúan las pesquisas por parte de los agentes.

'El Paletas', de 27 años y miembro de un conocido clan familiar de Alguazas, pasará hoy a disposición del juzgado de Instrucción número 2 de Molina de Segura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos