El pabellón de Mahoya, en Abanilla, presenta «vicios» de construcción valorados en 223.127 euros

La Junta de Gobierno incoa expedientes para determinar la «responsabilidad» de las dos empresas que ejecutaron el proyecto

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAAbanilla

Los primeros 'rivales' que tendría que sortear cualquier equipo que jugase en la pista del pabellón de Mahoya serían los desniveles del pavimento. «La base de la pista presenta deformaciones en superficie que manifiestan empujes del subsuelo», alerta un informe de un arquitecto contratado por el Ayuntamiento de Abanilla para evaluar la ejecución del proyecto. Las actas de recepción de obra se entregaron entre el 23 de marzo de 2010 y el 13 de enero de 2011, por el equipo de Gobierno del PP, pero el pabellón permanece cerrado al público desde junio de 2015. La actual Corporación socialista encargó este estudio, que concluye que «son defectos de proyecto y de ejecución los que contribuyen a la ruina funcional y física de la pista deportiva».

El presupuesto del pabellón fue de 494.369 euros y el arquitecto valora la reparación de los «vicios ocultos» detectados en el conjunto de la instalación en la friolera de 223.127 euros. De manera que la Junta de Gobierno, apoyándose en la Ley de Contratos del Sector Público y en el citado informe técnico, ha acordado incoar expedientes administrativos contra las dos empresas adjudicatarias y la dirección facultativa de las obras, «para determinar el alcance y la responsabilidad de las deficiencias existentes».

En concreto, aprobó tramitar tres expedientes debido a que el proyecto se ejecutó en tres fases: la primera, el pabellón de usos múltiples (178.789 euros); la segunda, la pista y graderío (210.830); y la tercera, los vestuarios (104.741). El arquitecto analiza el proyecto fase por fase y afirma que «existen diversas patologías por movimiento del subsuelo, defecto de compactación e incumplimiento de memorias y proyectos de pista de ocio, pabellón, pista, gradas y vestuarios».

En los vestuarios «no se cumple la seguridad estructural» y hay «multitud de fisuras»

Sobre el pabellón, indica que las cimentaciones «no son adecuadas a la tensión admisible del terreno», lo que le lleva a concluir que «no ofrecen la estabilidad y seguridad pretendida». El informe valora esta reparación en 103.475 euros, entre otros motivos, porque «no cumplen la estructura, placas, soportes y vigas con el proyecto». También advierte de que «no existe drenaje en el subsuelo» y los muros carecen de impermeabilización. La pista y el graderío no ofrecen mejor panorama, ya que el pavimento de PVC presenta una «elevación de hasta 10 centímetros». El informe detecta «defecto de compactación» y cifra el arreglo en 100.320 euros.

Plazo de alegaciones

La construcción de los vestuarios es la que arroja más riesgos para los usuarios, ya que el arquitecto alerta de que «no se cumple la seguridad estructural», incluso apunta la presencia de «multitud de fisuras» en tabiquería y alicatado. «Se incumple el código técnico de la edificación en varios aspectos al situarse sobre terreno arcilloso, sin tomar ninguna medida respecto a muros». El informe cuantifica esta reparación en 19.332 euros.

La Junta de Gobierno, cuando incoó los expedientes, dio 15 días a las dos empresas que ejecutaron las obras para presentar alegaciones. «Del informe técnico se desprende que los defectos constructivos pueden resultar imputables al contratista y a la dirección de las obras, pudiendo ser calificables como vicios ocultos, desconocidos para esta Administración y no reconocibles a la vista, incumpliéndose las obligaciones asumidas por dichos agentes de la edificación».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos