La oposición abandona el Pleno de Abarán al dejar el alcalde sobre la mesa dos enmiendas

Los concejales de la oposición abandonan el Pleno./J. A. Moreno
Los concejales de la oposición abandonan el Pleno. / J. A. Moreno

El sueldo del regidor, que cobrará 2.085 euros brutos mensuales en catorce pagas, sale adelante con el apoyo del PP y la edil no adscrita

JESÚS YELOABARÁN

Los vecinos de Abarán no están acostumbrados a ver a los concejales de la oposición abandonar un pleno. Esa imagen tan poco frecuente se vivió el pasado jueves, cuando los nueve ediles de PSOE, IU, Ciudadanos y Unión y Desarrollo (UYD) decidieron marcharse de la sala tras no aceptar el alcalde, José Miguel Manzanares, dos enmiendas relacionadas con las retribuciones y las indemnizaciones de los miembros del gobierno local.

El Pleno aprobó el sueldo del nuevo regidor, que cobrará catorce pagas mensuales de 2.085 euros brutos en dedicación exclusiva. El acuerdo contó con los votos a favor de los siete concejales populares y el de la concejal no adscrita Nefertari Gómez. Los nueve ediles de la oposición decidieron abstenerse.

Pero la polémica acaeció en el siguiente punto, sobre las retribuciones e indemnizaciones de los miembros de la Corporación. Por la mañana se presentaron dos enmiendas. La primera de ellas, firmadas por IU, Ciudadanos y UYD, tenía dos propuestas. Una era relativa a que «la concejal liberada sea aquella que ostente Bienestar Social», pero el alcalde propuso que fuera la edil de Policía y Seguridad Ciudadana. Y la segunda propuesta era que «las retribuciones por asistencia a Juntas de Gobierno sean de 250 euros mensuales y limitadas a 22 sesiones anuales». La alcaldía propuso que fueran 400 euros al mes. La segunda enmienda, firmada por los socialistas, señalaba que «el edil o la edil en la que se deleguen las competencias relacionadas con Servicios Sociales tenga dedicación exclusiva y sea liberada».

Antes del Pleno, la oposición se reunió con el alcalde, a quien le pidieron que cambiara el orden de ambos puntos. «Le aseguramos que contaba con nuestra abstención para que pudiese cobrar su sueldo, pero nunca nos dijo que iba a dejar sobre la mesa el relativo a las retribuciones de los demás», aseguraron los portavoces de la oposición.

El regidor manifestó que dejaba sobre la mesa las enmiendas, y se armó el lío. En señal de protesta, los nueve concejales optaron por salir de la sala y el regidor levantó la sesión. Inmediatamente, la oposición argumentó que «es una absoluta vergüenza tener a este alcalde, que se ha reído de nosotros, nos ha engañado y nos ha faltado el respeto».

Duras críticas

Las críticas fueron constantes. Así, Pablo Rodríguez, de IU, aseguró que «las enmiendas se pueden hacer, pero al PP no le gustan las reglas del juego». Rosa García, de Cs, explicó que «lo único que le importa al alcalde es el traje y salir en las fotos». Y Fernando Martínez, de UYD, afirmó que «las cosas se consiguen con diálogo y consenso. Su actitud no es la más adecuada para trabajar por el pueblo».

Por su parte, el regidor trató sin éxito de convencer a la oposición para que no abandonara la sesión. «Las enmiendas contradicen el Reglamento Orgánico de la Corporación. Voy a pedir informes a Intervención para tener constancia de que dichas enmiendas son legales».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos