Un cargamento de naranjas en mal estado ocultaba 290 kilos de 'coca'

La droga se ocultaba entre las naranjas. / Cuerpo de Policía Nacional

La Policía Nacional y la Agencia Tributaria detienen en Blanca a ocho miembros de la empresa a la que iba destinado el contenedor con la droga

EFECádiz

Hace ya años que el narcotráfico posó sus ojos en la intensa actividad exportadora del sector hortofrutícola regional. Los traficantes encontraron en el trasiego de camiones que genera esta potente industria un escondite perfecto para sus cargamentos de droga. No en vano, en los últimos años han sido numerosos los alijos que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado han destapado en palés repletos de limones, de legumbres o de yucas.

El último golpe de esta naturaleza ha sido posible gracias al trabajo conjunto del Cuerpo Nacional de Policía y de la Agencia Tributaria y ha permitido incautar en el puerto de Algeciras 290 kilos de cocaína ocultos en un contenedor de cítricos que tenía como destino una empresa de la Región. El golpe culminó con la detención en Blanca de ocho personas, siete de nacionalidad española y otra de nacionalidad senegalesa, que presuntamente estaban preparadas para recibir el cargamento de droga.

Los palés de cítricos iban impregnados en mostaza para evitar que los perros detectasen la droga por su olor

Según explicaron fuentes policiales, los 250 paquetes de cocaína habían sido ocultados en un cargamento de productos cítricos procedente de Brasil. La investigación se inició cuando llegó a oídos de los agentes la existencia de unas empresas que se dedican a la importación de fruta desde Sudamérica, en concreto productos cítricos. Estas podrían ser utilizadas por diferentes organizaciones criminales de narcotraficantes para introducir en España considerables cantidades de cocaína.

Con esos datos, según explicaron las fuentes, los investigadores iniciaron un estudio de documentación aduanera relativa a los contenedores procedentes de Sudamérica y con destino al puerto de Algeciras. Estas pesquisas permitieron identificar dos cargas que estaban paralizadas en ese puerto a la espera de los resultados de análisis de laboratorio por parte de Sanidad de Algeciras. La mercancía declarada en ambos eran naranjas que, según dichas pruebas, no eran aptas para su comercialización. No obstante, la empresa importadora continuaba con el trámite normal para sacar la mercancía del puerto.

Un negocio ruinoso

Este fue un detalle que ni a la Policía ni a la Agencia Tributaria le pasó por alto. Según explicaron las fuentes, los gastos generados por el transporte de la fruta desde Sudamérica iban a ser notoriamente superiores a los beneficios que podrían obtener, por lo que se trataba de un negocio «totalmente ruinoso y carente de toda lógica comercial». Una vez inspeccionados ambos contenedores pudo comprobarse la verdadera razón de su importación, que no era otra que alojar una considerable cantidad de cocaína y su introducción en el país.

La droga se hallaba dentro de las propias cajas que contenían la carga legal declarada. Se hallaron 250 paquetes que arrojaron un peso bruto aproximado de 290 kilogramos de cocaína. Los investigadores pudieron observar, además, que los paquetes se encontraban impregnados de una sustancia amarilla, al parecer mostaza, presumiblemente con la intención de dificultar una posible inspección.

Tras el hallazgo, la investigación permitió la detención por parte de la Policía Nacional y la Agencia Tributaria de ocho personas en la localidad de Blanca. Según explicaron fuentes policiales, los indicios apuntan a que los sospechosos estaban en disposición de recepcionar los contenedores con los cítricos y, por ende, la droga. La incautación de esta importante cantidad de cocaína ha permitido, según precisaron las fuentes, desarticular «una de las organizaciones nacionales más activas en la importación, transporte y distribución de droga». Los detenidos pasaron a disposición de la titular de un juzgado de instrucción de Cieza, que se ha hecho cargo del caso.

Grandes golpes

Hachís entre naranjas podridas. Otro golpe de la Policía Nacional permitió, el pasado febrero, incautar 700 kilos de hachís que estaban escondidos en un cargamento de naranjas podridas en Las Torres de Cotillas.

Una empresa como tapadera. En enero de 2013, la Policía Nacional intervino 110 kilos de cocaína ocultos en el cargamento de legumbres de una supuesta empresa de importación y exportación de frutas de la pedanía murciana de Sangonera La Seca. La sustancia entró por el puerto de Algeciras.

Un 'gancho perdido' en Abarán. Otro importante alijo, de 170 kilos de cocaína, fue el que se encontraron, en octubre de 2012, los trabajadores de una empresa de importación y exportación de productos agrícolas de Abarán. Los propios empleados dieron la voz de alerta al encontrar la droga que, al parecer, salió de Chile. Se trataba de un caso de ‘gancho perdido’.

'Coca' entre flores. En enero de 2011, la Policía interceptó en el aeropuerto valenciano de Manises un alijo de 100 kilos de cocaína oculto entre flores. Tres de los detenidos en esta operación fueron localizados en Murcia y, según precisaron las fuentes, podrían tener contactos de alto nivel en las redes del narcotráfico.

El mayor alijo oculto en yucas. Una operación conjunta de la Policía Nacional y la Agencia Tributaria destapó, en junio de 2009, el mayor alijo de cocaína hallado hasta el momento en la Región: 895 kilos. Esta cantidad se localizó en dos cargamentos diferentes y, en ambos casos, ocultos en yucas.

Fotos

Vídeos