Un novillo se queda rezagado y causa algún susto en el quinto encierro de Calasparra

Quinto encierro de Calasparra./Laforet
Quinto encierro de Calasparra. / Laforet

La rápida intervención de los pastores, y de algunos corredores, evitó males mayores durante los tres minutos de recorrido

LA VERDADMurcia

Un toro rezagado originó un gran revuelo en el quinto encierro de Calasparra, protagonizado este jueves por unos astados de Ana Romero, encaste Santa Coloma, de imponentes hechuras y excelente presentación, que se apoderaron del asfalto nada más salir desde la plaza de la Constitución. Tras el cohete, que cada mañana lanza religiosamente Eulalio, y que viene acompañado de un disciplinado y estudiado ritual, la manada salió de los corrales dejando atrás a un novillo.

En la calle Mayor, donde este jueves se han visto más corredores, los cabestros guiaban la manada. Pero desde la mitad de la calle hubo una pugna. Ya en la calle Ordoñez, los toros dejaron claro que lo suyo es correr cuesta arriba y tomaron un trote vertiginoso, al tiempo que fueron marcando derrotes y búsquedas a ambos lados. En la recta final, los novillos fueron escoltando a los mansos hasta que, definitivamente, fue un Ana Romero el que acabó saliendo en la foto final. Por último, el novillo rezagado fue el último en atravesar la puerta de la plaza de toros. No sin antes causar algún susto y cebarse con el vallado. La rápida intervención de los pastores, y de algunos corredores, evitó males mayores. El encierro no ha registrado ningún herido y ha durado 3 minutos hasta la plaza, ha informado la Policía Local

Encierros como el de este jueves recuerdan la importancia de respetar las normas, especialmente aquellas que tienen que ver con no incitar a los novillos y no saltar al recorrido si no se lanzó el correspondiente cohete que marca el final.

Fotos

Vídeos