El marroquí acusado de matar a un compatriota no sabe cómo sus huellas aparecieron junto al cuerpo

Adil R., el acusado de matar y enterrar al marroquí Brahim Moumkin, durante el juicio celebrado este lunes en la Audiencia Provincial de Murcia./Javier Carrión / AGM
Adil R., el acusado de matar y enterrar al marroquí Brahim Moumkin, durante el juicio celebrado este lunes en la Audiencia Provincial de Murcia. / Javier Carrión / AGM

El sospechoso del crimen, ocurrido en Mula en 2006, defiende su inocencia y asegura que pudo dejar su rastro, aparecido en la mordaza del cadáver, al venderle carne a la víctima

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

Adil R., el marroquí acusado de matar y enterrar a un compatriota, negó este lunes ante la Audiencia ser el autor del crimen. A la Guardia Civil le llevó cuatro años resolver el asesinato del marroquí Brahim Moumkin, cuyo cadáver apareció amordazado y devorado por las alimañas en el paraje muleño de Carcavalar, pero finalmente dieron con su presunto autor. Las huellas dactilares del sospechoso aparecieron en la mordaza y la cinta con las que el fallecido fue asfixiado.

Adil sostuvo ante el jurado desconocer los motivos por los que sus huellas aparecieron en la cinta y la mordaza pero explicó que en aquellas fechas trabajaba en una carnicería de Mula y que puede que esas cintas provenieran de una venta de carne a la víctima.

El sospechoso, que está siendo defendido por el abogado Fermín Guerrero, afronta una pena de 15 años de cárcel. Un jurado popular será el encargado de impartir justicia en este caso, que se remonta a 2006.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos