La UE mantiene el control sobre el limón turco gracias a las presiones de Ailimpo

José Antonio García /LV
José Antonio García / LV

La interprofesional del sector consigue con su labor de 'lobby' que Bruselas siga poniendo la producción de ese país en la lista de riesgo por residuos de pesticidas

Zenón Guillén
ZENÓN GUILLÉNMurcia

Los productores de limón siguen manteniendo a raya a Turquía, su principal competidor internacional. La asociación interprofesional Ailimpo, que desde su sede en Murcia representa los intereses económicos de agricultores, cooperativas, exportadores e industriales de limón y pomelo en España, ha conseguido con su labor de 'lobby' en Bruselas que la Unión Europea mantenga los limones del mercado otomano en la lista de riesgo por pesticida.

A través de una intensa labor, intensificando las gestiones y contactos de trabajo con los servicios de la Comisión Europea durante los dos últimos años, «hemos logrado que se incluya a este país en la lista de los productos a inspeccionar regularmente», explica el director general de Ailimpo, José Antonio García. El nuevo periodo de control para los limones turcos abarcará desde el próximo 1 de julio hasta el 31 de diciembre de este año. Una decisión que está previsto que se publique en el Diario Oficial de la UE en los próximos días.

Sin duda, una buena noticia para los productores de los diferentes municipios de la Región, que esperan que contribuya a reforzar su posición en los mercados. Hay que tener en cuenta que Turquía es un competidor importante para el sector del limón español, principalmente en la variedad de fino, ya que su producción ronda las 700.000 toneladas y distribuye cada año en el continente europeo en torno a las 100.000 toneladas, sobre todo en los países del Este. Además, es más competitivo en precios por sus bajos costes de producción. «Lo que está claro es que no puede competir con nosotros en calidad y seguridad alimentaria, y eso es lo que hacemos valer en la UE», resalta García.

Las autoridades sanitarias han paralizado en Bulgaria en los últimos meses la entrada de tres lotes de limón, procedentes del país turco y que tenían previsto llegar a los mercados europeos, al detectar un exceso de residuos de Imazalil, un producto postcosecha para evitar que la fruta se pudra. De hecho, el total de alertas sanitarias para la última campaña asciende a seis, lo que confirma la poca fiabilidad de la seguridad alimentaria existente todavía en origen.

Y aunque el Imazalil es una sustancia activa permitida en la UE, se comprobó que los limones turcos, coincidentes con el final de su campaña, habían superado el límite máximo de residuos en más de un 100%. El límite legal es de 5 miligramos/kilo y se detectó una presencia en esos cítricos de hasta 10,764 mg/kilo.

Precisamente, García viajó a Bruselas para reunirse con el departamento responsable del control de pesticidas en las importaciones de productos extracomunitarios, con el objetivo de evitar que Turquía acabara saliendo de la lista de riesgo oficial, tal como se tenía previsto. Eso sí, lo que no se ha podido impedir es que la tasa de controles a los camiones procedentes de dicho país se vayan a reducir desde el 20% al 10%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos