Llamamiento municipal a las empresas para que compren Halcon Foods

El plazo para realizar ofertas a la subasta de la conservera concluirá el próximo jueves; la puja mínima es de 3,8 millones de euros

J. L. PIÑEROCAMPOS DEL RÍO

A las seis de la tarde del próximo jueves concluirá la subasta de la conservera Halcon Foods. La alcaldesa de Campos del Río, María José Pérez, consciente de lo que se juega la localidad en términos laborales, ha realizado un llamamiento a los empresarios: «Es el momento de adquirir la compañía y conseguir que se reanude su actividad». La puja mínima es de 3.840.731 euros. El lote incluye 27 fincas rústicas y urbanas, naves industriales, el edificio de administración, la maquinaria industrial, los vehículos... así hasta sumar bienes por valor de 12.802.438 euros. «Esperamos encontrar a alguien que le vuelva a dar vida a la empresa y consiga devolver su esencia a Campos del Río», subraya la regidora. El mismo deseo comparte en la oposición el PP, cuyo portavoz, Jerónimo Gómez, espera que la empresa conservera «vuelva a ser uno de los pilares económicos del municipio». Admite que «estamos esperanzados de que por fin pueda dar trabajo a los vecinos, porque lo necesitan, y mucho».

La subasta está generando expectación entre los vecinos de toda la comarca del Río Mula en la que Halcon Foods generó cientos de empleos. Miguel Ángel Munuera y Pascual Pérez, residentes en el municipio campero, desean que «haya mucha suerte en la subasta para abrir de nuevo la fábrica». Juana Sarabia rememora con nostalgia que «era de las mejores fábricas, trabajaba mucho y muy bien, todas sus conservas eran magníficas».

A 19 kilómetros de distancia, en Mula, una empleada del sector de la conserva, Elena Martínez, se muestra escéptica sobre las posibilidades de la subasta por las cargas financieras que tiene la empresa. «Me parece a mí que no va a ver cola para pujar, hay que quedarse con muchos marrones». Por todo ello, concluye que «es complicado».

La historia más triste de la fábrica se empezó a escribir en mayo de 2009, cuando, gracias a la mediación del entonces consejero de Empresa, Salvador Marín, la firma Mediterra, cuya principal accionista era Cofrusa, consiguió el respaldo de los bancos para comprar las factorías de Halcon Foods en Campos del Río, Calasparra y Perú. La operación rondó los 40 millones y la actividad se reanudó. Sin embargo, en enero de 2012, un juzgado admitió a trámite la solicitud de expediente concursal de Halcon Foods solicitada por nueve trabajadores para cobrar más de 600.000 euros que les adeudaban en salarios e indemnizaciones. En julio de 2016, el Ayuntamiento de Campos del Río solicitó al juzgado su inclusión en el proceso concursal para tratar de recuperar una deuda acumulada desde 2011, que supera los 600.000 euros en concepto de IBI y tasas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos