Investigan un pozo ilegal de extracción de agua que podría dañar Los Baños

El Ayuntamiento ha solicitado información a la CHS para que adopte medidas urgentes para su paralización

José Luis Piñero
JOSÉ LUIS PIÑEROMula

Los vecinos de la pedanía de Los Baños de Mula han dado la voz de alarma por la realización de un sondeo de aguas subterráneas, en una finca del campo de la Alquibla, dentro del término municipal de Mula, cuyo titular es un vecino de Torre Pacheco. La denuncia movilizó a técnicos municipales, que certificaron que las perforaciones y el aforo sobrepasaba los trescientos metros de profundidad y se había extraído agua.

El alcalde, Juan Jesús Moreno, ha confirmado a 'La Verdad' que ha puesto «en conocimiento» de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) esta actuación porque «no tiene licencia de obras municipal para su realización». El regidor muleño mostró su temor a que esta perforación «pueda afectar a algún acuífero subterráneo, en especial al de Los Baños de Mula».

El Ayuntamiento ha solicitado información a la CHS sobre el sondeo de aguas subterráneas, y entre otras cuestiones quiere que el órgano de cuenca aclare si ha dado luz verde a los trabajos. «Si no ha recibido la autorización, esperamos que sean tomadas las medidas legales urgentes para su paralización y sanción».

En el caso de que le haya sido concedido algún permiso, «desde el Ayuntamiento se procederá a la paralización, incoando el expediente sancionador de disciplina urbanística por obras sin licencia municipal».

Moción en la Asamblea

Por otro lado, el alcalde ha informado de que la Asamblea Regional ha aprobado una moción para instar al Gobierno de España a tomar medidas sobre la bajada de los acuíferos de Los Baños de Mula. La iniciativa fue apoyada por todos los grupos parlamentarios y solicita a la CHS que realice un estudio piezométrico de los recursos de aguas subterráneas de la zona y del manantial de aguas termales de Los Baños.

La petición incluye una revisión pormenorizada de los perímetros de riego del entorno, así como el control y vigilancia de los pozos y regadíos ilegales, incluida la venta de agua. Los grupos parlamentarios expusieron que a principios del siglo pasado el caudal de agua termal era de cien litros por segundo y en 2016 se redujo hasta los doce litros.

«Es una bajada muy importante que hay que llevar a estudio e investigar las causas», alegaron los grupos parlamentarios. Los regantes de la Comarca del Río Mula han mostrado su preocupación sobre este asunto en muchas ocasiones, ya que han comprobado que la reducción del caudal está ligada directamente a la sobreexplotación de los acuíferos de la comarca y a la ampliación de terrenos para regadíos, que han proliferado en los últimos años.

Fotos

Vídeos