Los hoteleros reclaman nuevos alicientes turísticos para reflotar el Mar Menor

Varios vecinos, ayer, aprovechando el buen tiempo en la Playa de La Puntica, en Lo Pagán. / A. Salas

Los veraneantes «se han ido antes que otros años», lamentan los empresarios costeros

Alexia Salas
ALEXIA SALAS

Remontar la crisis del Mar Menor se está convirtiendo en una empinada cuesta para el sector turístico costero. «Miedo» e «incertidumbre» son los términos que más repiten los empresarios, que sin curar del todo las heridas de la crisis económica se encontraron con la del Mar Menor. El segundo verano consecutivo de polémicas y fotos de aguas turbias en las redes sociales -más la pérdida masiva de las banderas azules- ha terminado con una caída de la ocupación estival que supera el 4%, a pesar del lanzamiento de ofertas y la bajada de precios.

«En Lo Pagán muchos negocios han cerrado antes de terminar agosto», asegura el secretario de la Federación de Asociaciones de Empresarios del Mar Menor, José Luis Oliván, quien coincide con Pedro José Sánchez, de la Asociación de Empresarios de Los Alcázares. «Los negocios han cerrado antes que ningún año, ya que el consumo ha bajado este verano entre un 5% y un 20%, según el sitio», afirma.

«El verano terminó antes de lo previsto. De hecho, en septiembre hubo menos gente que nunca», señala Oliván. Sobre la causa, no tiene duda: «Si el Mar Menor no se recupera, perderemos la actividad económica». La deriva preocupa igualmente a la Asociación de Empresarios Turísticos de la Costa Cálida, Hostetur. «Pedimos a la administración regional la mayor agilidad, porque está en juego un sector que tiene en el entorno del Mar Menor y La Manga el 80% de las plazas turísticas», afirma la presidenta de Hostetur, María del Mar Martínez. Como presidenta de la Mesa del Turismo, se lo transmitió así el pasado jueves al consejero de Cultura, Turismo y Medio Ambiente, Javier Celdrán.

«El consumo ha bajado entre un 5% y un 20%», calculan los empresarios de Los Alcázares

«Tenemos necesidad de reconvertir los destinos más maduros en entornos apetecibles, porque están como hace 20 años», explica Martínez. Recuerda que «hemos salvado el verano más o menos bajando precios y, por tanto, con una rentabilidad muy baja y aun así seguimos dando trabajo», aunque las perspectivas de las temporadas media y baja son «nulas». De hecho, en La Manga y su entorno solo permanecerán abiertos La Manga Club, los hoteles Las Gaviotas y Los Delfines y el camping Caravaning, que ya ha comenzado a recibir turistas europeos, alentados por el mal tiempo en el continente.

«Faltan hoteles, restaurantes abiertos, actividades complementarias, un entorno vivo. Es una pena que con las temperaturas que tenemos no tengamos una ocupación en otoño e invierno», señala Martínez. Hostetur entregará a la Comunidad Autónoma una lista con las necesidades más apremiantes para apuntalar el sector turístico, afectado por el deterioro del Mar Menor, un problema irresuelto y para el que demandan «soluciones urgentes». La Comunidad «nos asegura que tiene a 44 científicos contratados para estudiar las soluciones al Mar Menor y que están haciendo un estudio para averiguar cómo y cuánto se deben dragar los canales, y cómo afectarán las corrientes a cada orilla», afirma la presidenta de Hostetur.

Las reivindicaciones «son históricas», precisa. Los hoteleros piden que se reconstruyan los típicos balnearios del Mar Menor, que hace décadas se derribaron para regenerar las playas, o fueron destruidos por actos vandálicos. Piden «poner en valor los recursos naturales», porque «no puedes pasar cerca de la isla Perdiguera y ver la basura y los restos de fogatas y botellas rotas». Para contar con «una oferta de ocio de nivel, necesitamos que los ayuntamientos no nos pongan tantas trabas», subraya la presidenta de Hostetur.

Más

Fotos

Vídeos