La viuda del asesinado en Beniaján hablaba con él por móvil cuando recibió los disparos

El coche donde se ha encontrado el cadaver en el carril de los Márquez, en Beniaján./EFE
El coche donde se ha encontrado el cadaver en el carril de los Márquez, en Beniaján. / EFE

Un vecino de la barriada de El Bojal dio la voz de alarma este martes por la mañana al encontrar al fallecido en el interior de un turismo

ALICIA NEGRE y EFEMurcia

A Arturo la muerte le sorprendió al volante de su Renault Megane. El camino de este vecino de la pedanía murciana de Torreagüera, de 38 años, se vio bruscamente interrumpido este martes cuando salía del gimnasio Nature, en la barriada de El Bojal, en Beniaján, donde era frecuente verle cultivando sus músculos. Apenas a unos metros, en el Carril Márquez, un hombre, al parecer encapuchado, se acercó a la ventanilla de su coche y, de forma sorpresiva, le descerrajó tres disparos en la cabeza que acabaron con su vida en el acto.

En ese momento, Arturo, natural de Ibiza y padre de tres hijos pequeños, hablaba por teléfono con su esposa, que escuchó las detonaciones a través de la línea. «Me ha dicho ‘cariño, voy a comprar y ahora nos vemos’», clamaba a gritos la viuda, desconsolada tras conocer la muerte. «Luego he escuchado ‘pam, pam, pam’ y ya no me lo cogía».

La Guardia Civil trabajaba ayer contrarreloj para tratar de dar cuanto antes con el pistolero que acribrilló a tiros a este vecino de Murcia. Por el momento todas las hipótesis están abiertas.

Según informaron fuentes de la Guardia Civil y de la Policía Local, a las 11.20 horas, algunos vecinos de la barriada de El Bojar oyeron varias detonaciones junto al carril de Los Márquez y avisaron a Emergencias.

Hasta el lugar se desplazaron agentes de la Policía Local, que encontraron en el interior de un turismo, un Renault Megane, al fallecido, por lo que dieron aviso a la Guardia Civil, que ordenó acordonar la zona para localizar al presunto autor de los disparos que, al parecer, huyó a pie.

Según los testimonios de algunos vecinos, el fallecido era un «conocido de la policía que, al parecer, pasó más de una vez por comisaría».

José Canovas, el hombre que avisó al 112 al escuchar las detonaciones, afirmó que, instantes después de que se escucharan los disparos, una joven vio salir huyendo de las inmediaciones del coche a un hombre, que abandonó a pie el lugar en dirección contraria a la que llevó el vehículo.

Cánovas explicó que no conocía a la víctima y que llamó al 112 alertando de lo ocurrido. Minutos después, narró, llegó una patrulla policial, cuyos agentes comprobaron que la víctima no tenía pulso y avisaron a los servicios sanitarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos