Golpes de tambor contra el viento en Mula

Tamboristas de Moratalla desfilando ayer por una calle a golpe de tambor./J.L.P.
Tamboristas de Moratalla desfilando ayer por una calle a golpe de tambor. / J.L.P.

El desfile y el acto de exaltación congregan a cientos de vecinos y turistas, en una jornada en la que hubo amenaza de lluvias hasta última hora

José Luis Piñero
JOSÉ LUIS PIÑEROMula

Mula vibró este sábado a golpe de tambor, en una jornada en la que la meteorología amenazó hasta última hora de la tarde. Cientos de visitantes no quisieron perderse un desfile único e irrepetible. Las 22 delegaciones que participan en las XXXIII Jornadas Nacionales de Exaltación del Tambor y el Bombo recorrieron las principales calles de la ciudad para mostrar sus particulares marchas.

El cortejo arrancó a las once de la mañana y participaron tamboristas de Agramón, Alagón, Albalete del Arzobispo, Alcañiz, Alcolisa, Alcira, Andorra, Baena, Calanda, Fuentes del Ebro, Hellín, Hijar, Jumilla, L’Alcora, Moratalla, Puebla de Hijar, Samper de Calanda, Teruel, Tobarra, Urrea de Gaén, Valderrobres y Mula. Las calles se llenaron de vecinos y turistas que no quisieron perderse este acto nacional, que finalizó en la plaza del Ayuntamiento.

Sorteo de la Lotería Nacional

A las 13 horas, el salón del restaurante Carrasquilla fue el escenario del sorteo de la Lotería Nacional, con motivo de la celebración de las jornadas. Allí se congregó un buen número de vecinos, así como representantes de las 22 delegaciones. También se cieron cita el presidente del Consorcio del Tambor y el Bombo, Antonio Mesa, y el alcalde de la localidad, Juan Jesús Moreno. Una de las peculiaridades es que los niños que sacaron las bolas con el número premiado llevaban camisetas en las que se podía leer el lema 'Mula suena'.

La jornada festiva continuó y la gente abarrotó los bares. Pasadas las siete de la tarde, la plaza del Ayuntamiento se convirtió en el escenario del emblemático acto de la exaltación, en el que cada delegación participante realizó sobre el escenario una exhibición de su toque más representativo. De esta manera, los tamboristas mostraron sus dotes a las más de mil personas que abarrotaron la plaza. La sonoridad de los redobles de tambor y bombo, y sus singulares vestimentas cautivaron a los asistentes.

Durante la jornada, los visitantes también disfrutaron de las visitas guiadas programadas por el Ayuntamiento con motivo de este certamen. Además, se celebró un mercadillo de artesanía en la Glorieta de Juan Carlos I, así como una exposición de vestimentas y tambores de los pueblos del Consorcio, y en particular de la tradición tamborista muleña.

La fiesta del tambor, tal y como era de esperar, se alargó hasta bien entrada la noche, pues los bombos y tambores no pararon de resonar por las calles de la ciudad. Mientras tanto, la gente disfrutó de la noche muleña y vivió de cerca una fiesta que no dejó indiferente a nadie.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos