Golpe a la 'banda de los moteros'

La Policía Nacional detiene a tres presuntos atracadores, asentados en la localidad. Están acusados de robos en gasolineras, bares y recreativos de Molina, San Javier y la pedanía murciana de Casillas

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

Ocultando su rostro tras un casco, vestidos con ropa de motero y a punta de pistola asaltaron salones de juego, restaurantes, bares y gasolineras de Molina de Segura, San Javier y la pedanía murciana de Casillas. La Policía Nacional detuvo el pasado sábado en Santomera a los tres presuntos miembros de una banda de atracadores que se encuentra detrás de numerosos golpes.

Desde el mes de mayo la Policía Nacional y la Guardia Civil andaban tras la pista de los supuestos autores de catorce robos con violencia e intimidación en establecimientos, así como de la sustracción de diez turismos y ciclomotores. Tal volumen de actividad motivó que los teléfonos móviles de los tres sospechosos, dos hombres y una mujer, fuesen pinchados y se desplegase un amplio dispositivo de seguimiento policial para controlar al detalle cada uno de sus movimientos.

El pasado sábado, en Santomera, según fuentes próximas a la investigación -que se encuentra bajo secreto de sumario-, se procedió a la detención de los sospechosos después de que supuestamente perpetrasen un nuevo atraco. La Policía Nacional les sorprendió en una vivienda de su propiedad en el municipio santomerano y durante el registro encontraron ropa motera y cascos. Solo 48 horas después, el Juzgado de Instrucción número 3 de Murcia ordenó el ingreso en prisión provisional de los dos hombres por su amplio currículum delictivo.

Los sospechosos se adentraban en los locales tapados con cascos y empuñando armas cortas

De hecho, el auto al que ha tenido acceso 'La Verdad' justifica la adopción de esta medida cautelar -solicitada por el Ministerio Fiscal- para «evitar el riesgo de reiteración delictiva, habida cuenta de lo abultado de sus antecedentes penales y el importante número de actos violentos que se les atribuye en tan breve lapso temporal». También subraya que dejarlos en libertad podría «obstaculizar» la investigación, ya que «la misma fuerza actuante informa de que se trata de delincuentes altamente peligrosos, existiendo evidencias -ya constatadas policialmente- de coacciones y amenazas a testigos».

De momento, tras el análisis minucioso de las escuchas telefónicas y de las grabaciones de las cámaras de seguridad de los locales asaltados, de los que se llevaron fuertes sumas de dinero en metálico, la magistrada instructora define su forma de actuar como la de un «grupo delincuencial». También expone en su auto que hay «indicios fundados de la implicación» de los tres detenidos en los robos con violencia e intimidación de estaciones de servicio de Molina de Segura, San Javier, Casillas y la Marisquería Don Gómez. No obstante, la investigación policial sigue abierta para tratar de esclarecer catorce robos a mano armada en Murcia y núcleos de población limítrofes, además de la sustracción de diez vehículos a motor.

Los dos hombres, tras acogerse a su derecho a no declarar, ingresaron el lunes en la prisión de Sangonera la Verde. La mujer, la tercera detenida, quedó en libertad con cargos tras negar su participación en los atracos. Según ha podido saber este diario, hay muchas grabaciones de establecimientos asaltados en las que se aprecia a dos individuos entrando con cascos de motos y empuñando con agresividad armas cortas para llevarse la recaudación.

Muestras de ADN

Jorge Novella es el letrado de los tres detenidos y avanza que va a solicitar la libertad de los individuos que están en prisión, por considerar que no hay pruebas. El abogado subraya que «mis defendidos mantienen su inocencia, negando haber cometido los robos que se les imputan, hasta el punto de que se han prestado voluntariamente a una toma de muestras de ADN». Recurrirá el auto solicitando su libertad condicional bajo fianza.

Fotos

Vídeos