La Federación de Municipios pide que se equilibren los costes y los ingresos de la recogida de basuras

Un operario retira un contenedor de basura en una calle de Cartagena./Pablo Sánchez / AGM
Un operario retira un contenedor de basura en una calle de Cartagena. / Pablo Sánchez / AGM

«Haremos una reflexión», dice Joaquín Hernández sobre el estudio que revela un beneficio ilegal en 18 ayuntamientos

Alexia Salas
ALEXIA SALAS

La gestión de los servicios de recogida de basuras no pasaría 'la prueba del algodón' en algunos ayuntamientos murcianos. La Federación de Municipios de la Región (FMRM) ha convocado una reunión para esta semana con los concejales de Hacienda de todos los municipios con el fin de «analizar el tema y pedirles que corrijan los posibles desequilibrios que pueda haber en los respectivos servicios de basuras», según explicó el presidente de la FMRM y alcalde de Lorquí, Joaquín Hernández. Son 18 los ayuntamientos -el 40% de las administraciones locales de la Región- en total los que presentan diferencias entre los costes del servicio y los ingresos en concepto de tasas, lo que vulnera el artículo 24.2 del Texto Refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales. Así lo ha revelado el estudio elaborado en la Universidad de Murcia por el equipo de investigación de Economía Financiera y Contabilidad que dirige el catedrático Bernardino Benito López. «Muchos de los ayuntamientos están obteniendo unas ganancias en el servicio de basuras que quizás deberían dejar de producirse y repercutir en una bajada de las tasas que están pagando», recalca el informe universitario que ha levantado polvareda en el sector público, ya que revela la existencia de unos ingresos no reglados en las arcas municipales que los ciudadanos desconocen en qué se emplean.

Hernández se muestra sin embargo partidario de «hacer una reflexión sosegada y ver en qué se puede mejorar la gestión». Niega que los ayuntamientos incurran en una situación de ilegalidad porque «el informe se basa en el coste efectivo del servicio, cuando debe utilizar el coste real», que, según Hernández, «contiene otros gastos, como los pagos al consorcio, las nóminas de algún trabajador y gastos no computados».

«Un tema técnico»

El presidente de la FMRM defiende por tanto que «todos los ayuntamientos están dentro de la legalidad», aunque reconoce que aún no han realizado una revisión de cada municipio, sobre todo de los 18 casos en los que llama la atención la cifra de superávit, como en Los Alcázares, Mula, Villanueva del Río Segura, Molina de Segura y Alhama de Murcia, entre los que obtienen mayor dividendo, según el estudio. «Hay que ver cómo se ajusta cada caso y ver si los ingresos por las tasas superan el coste real», afirma Hernández. El presidente de la FMRM reconoce que «no éramos conocedores de estos desequilibrios, porque quienes llevan estos temas son los interventores, ya que es un problema puramente técnico».

Otro indicador de desigualdad territorial en la gestión de los residuos, que recoge el informe, es el importe de la tasa vecinal, cuya comparativa regional deja ver recibos de 92 euros al año, como en el caso de Molina de Segura, y de 84 euros en Mazarrón, frente a los 23 euros por ciudadano de Ulea o los 24 euros de Librilla, entre los más asequibles, aparte del caso excepcional de San Javier que no cobra tasa alguna de basura a los vecinos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos