Los dos fallecidos en el choque contra un árbol en Caravaca eran vecinos de Alguazas

El Ford Focus, destrozado tras salirse de la vía./Protección Civil
El Ford Focus, destrozado tras salirse de la vía. / Protección Civil

La Delegación del Gobierno confirma que la causa del siniestro fue «una velocidad inadecuada»

J. G. BADÍA / J. F. ROBLES / J. L. PIÑERO

El Ayuntamiento de Alguazas ha decretado tres días de luto oficial por la muerte de dos de sus vecinos en el accidente de tráfico ocurrido ayer en la pedanía caravaqueña del Moral. "La decisión se ha adoptado por las circunstancias del fallecimiento en un accidente, al igual que ocurrió el pasado verano por los dos vecinos ahogados en una playa de Guardamar del Segura", ha explicado el alcalde de la localidad, Blas Ángel Ruipérez. Los fallecidos son María Isabel L. P. y Lázaro C. G., el hombre y la mujer de 43 y 42 años. El siniestro se produjo en la carretera que une Caravaca de la Cruz con la localidad granadina de Puebla de Don Fadrique.

El Consistorio celebrará esta tarde un pleno extraordinario en señal de duelo donde va a decretar tres días de luto en la población por la muerte ayer en Caravaca de la Cruz de los vecinos. La corporación ha expresado su pésame a las familias de los fallecidos.

La Delegación del Gobierno ha confirmado a 'La Verdad' que la causa de la salida de la vía del vehículo en el que viajaban fue "una velocidad inadecuada". Fueron dos jóvenes andaluces los que, a las 19.38 horas de este miércoles, cuando circulaban por la RM-730 se percataron de que un Ford Focus, con matrícula de Alicante, estaba completamente destrozado a unos veinte metros de la carretera, en una pinada.

«Los dos muchachos no se atrevieron a mirar dentro del coche y vinieron al local asustados», explicaba ayer a 'La Verdad' Vicente, uno de los socios del Restaurante Gran Ruta, que está próximo al lugar del siniestro. «Fuimos a mirar a ver si había alguien vivo». Con la ayuda de las linternas de sus móviles trataron de ver cómo estaban los ocupantes del turismo, pero era imposible porque «tenían el capó encima de la cabeza, solo se veían un brazo y una pierna».

La música estaba «a todo trapo» y uno de los jóvenes metió la mano por un hueco de la ventanilla para apagar el volumen y preguntarles cómo estaban, pero no hubo respuesta. «La cabeza debían tenerla destrozada». Vicente intuía que el siniestro se debió a que «la carretera tiene una curva muy pronunciada y, el que no la conoce, si va fuerte se sale». De hecho, el hostelero remarcaba que por los daños que presentaba el Ford Focus parecía que «al salirse de la carretera, el coche se fue contra un pino, porque la capota estaba hundida sobre los asientos».

«Esa carretera tiene una curva muy pronunciada y el que no la conoce, si va fuerte, se sale», lamentaba un hostelero que trató de auxiliar a las víctimas

Los bomberos, acompañados de Policía Local, tuvieron que desplazarse a la pedanía del Moral para excarcelar del turismo al hombre y a la mujer que, en apariencia, habían quedado aplastados tras dar varias vueltas de campana y chocar contra un pino. El personal médico trató de reanimarles 'in situ', pero el airbag no saltó y presentaban lesiones de tal gravedad que solo pudieron certificar el fallecimiento de ambos. La Guardia Civil se ocupó de reordenar el tráfico de la vía, mientras el Equipo de Atestados recababa indicios sobre las circunstancias del accidente.

Dos heridos en Mula

Hasta que se produjo el siniestro de Caravaca, la 'Operación Salida' del puente de la Constitución había arrancado en la Región con cuatro personas heridas. En la tarde del martes, se registraron dos accidentes, en Murcia, en los que se vieron implicados dos motoristas, que tuvieron que ser derivados a centros hospitalarios. En la tarde del miércoles, otras dos personas resultaron heridas en Mula, tras empotrarse con su coche contra la fachada de la fábrica Cofrusa.

La Dirección General de Tráfico (DGT) prevé que las carreteras murcianas soporten estos días hasta 300.000 desplazamientos. Se llevarán a cabo más de 100 controles de alcoholemia y 50 de velocidad, según explicó el jefe del grupo de tráfico de la Guardia Civil, José Ángel Jurado. Los puntos más conflictivos de la Región se volverán a concentrar, como suele ser habitual, en el entronque de las autovías A-7 y A-30, en el conocido como nudo de Espinardo; y en los accesos a los centros comerciales, en Murcia.

El año pasado, el puente de la Constitución -cuyo dispositivo duró once días, casi el doble que este año- se saldó con 54 accidentes con víctimas, pero no hubo ningún fallecido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos