Encuentran restos de un rinoceronte con un millón de años en la Sierra de Quibas

Restos de la extremidad de rinoceronte hallada en los últimos trabajos en la Sierra de Quibas. / iphes
Restos de la extremidad de rinoceronte hallada en los últimos trabajos en la Sierra de Quibas. / iphes

Expertos del Instituto Catalán de Paleoecología identifican un fragmento dentario y el hueso de una extremidad

LA VERDAD

El yacimiento de la Sierra de Quibas se podría convertir en una pieza clave para entender mejor cómo era Europa hace un millón de años. Así lo cree el Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (Iphes) tras anunciar el hallazgo de restos de un tipo de rinoceronte que, según los expertos, sitúan a Abanilla «en el repertorio de lugares como Atapuerca (Burgos) para avanzar en aspectos claves del conocimiento sobre las primeras poblaciones humanas en dicho continente».

En los últimos trabajos de excavación, cuyo objetivo era esclarecer la serie de eventos faunísticos y climáticos acaecidos durante la parte final del Pleistoceno inferior, fueron localizados un hueso de una extremidad (metápodo) y un fragmento dentario. Los restos, según el blog del Iphes, pertenecían a un rinoceronte, con un millón de años, «probablemente del género 'Stephanorhinus'». Durante los trabajos identificaron un canino de un felino (probablemente lince ibérico). El yacimiento de la Sierra de Quibas pertenece al Pleistoceno inferior y según Pedro Piñero, codirector de la excavación, es un enclave «importante por abundancia y diversidad de la asociación faunística identificada (más de 70 especies de invertebrados y vertebrados)».

Desde el inicio de la nueva etapa de intervenciones en el yacimiento de Quibas, en 2014, se ha conseguido alcanzar el nivel fértil en la sima y se ha confirmado la conexión interna entre dos estructuras kársticas, con una continuación entre sus niveles fosilíferos.

«Otro aspecto curioso ha sido la identificación de cicatrices producto de antiguos terremotos en algunas estalactitas de una de las paredes de la cueva donde se integra el yacimiento». En la última campaña de excavación participaron once paleontólogos y arqueólogos de dos centros diferentes, bajo la dirección de los investigadores Jordi Agustí y Pedro Piñero, del Iphes, y Antonio Rosas, del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN). También destacó la visita de David Lordkipanidze, director general del Museo Nacional de Georgia.

Fotos

Vídeos