Detenido por agredir a un policía local que intercedía en una pelea en las fiestas

P. S.LA UNIÓN

La madrugada del jueves de las fiestas patronales del Rosario, en La Unión, terminó precipitadamente debido a una sucesión de peleas. En la intervención de una de ellas, un policía local recibió una patada y acabó en Urgencias con el cúbito -hueso del antebrazo- fracturado y el alcalde dio la orden de apagar la música en el recinto ferial.

La noche del miércoles había comenzado por todo lo alto a las 23 horas, con una gran expectación por las actuaciones de dos conocidos DJ's, que atrajeron a cientos de jóvenes de toda la comarca. El recinto festero se encontraba a reventar y no se produjo ninguna incidencia reseñable. Sin embargo, a la terminación de la segunda sesión musical, poco antes de las tres de la madrugada, «empezaron los problemas con grupos de chicos pasados de alcohol, que ni siquiera habían presenciado los conciertos», indicaron a esta redacción fuentes policiales.

En apenas una hora, el dispositivo especial de seguridad desplegado para la ocasión (ocho policías locales, cuatro guardias civiles y cuatro vigilantes de seguridad privada) intervino para separar hasta cuatro escaramuzas. Sin embargo, en la quinta, una decena de jóvenes (menores y mayores de edad) terminaron liándose a puñetazos. Los seis agentes que intervinieron lograron acabar con la pelea de inmediato, pero uno de ellos se llevó una patada que le lastimó el antebrazo. El agresor, de 18 años, fue detenido y puesto a disposición de la Guardia Civil. El alcalde, a las 4 de la madrugada, dio la orden de acabar con la música de las peñas en el recinto de fiestas y cortó de raíz «una situación podría haber ido a peor».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos