Descartan el cierre de playas tras el hallazgo de tres carabelas portuguesas

Un ejemplar de carabela encontrada el sábado./LV
Un ejemplar de carabela encontrada el sábado. / LV

Los ejemplares, que estaban muertos en la orilla, fueron localizados en El Mojón, Punta de Algas y Torre Derribada

Alexia Salas
ALEXIA SALAS

El jefe de Protección Civil en San Pedro del Pinatar, Vicente Salas, confirmó ayer a 'La Verdad', la aparición de hasta tres ejemplares muertos de la especie carabela portuguesa el pasado sábado junto a la orilla de varias playas del municipio. En concreto, en las zonas de Punta de Algas, El Mojón y Torre Derribada. Sin embargo, no se tiene constancia de que alguna persona haya podido sufrir la picadura altamente urticante de esta especie de medusa.

El Ayuntamiento pinatarense ha optado por la prudencia ante el avistamiento de estos organismos para aliviar la alarma social. De hecho, por el momento ha descartado el cierre de playas. «La información es mejor que la prohibición. No dejar a la gente que entre al agua no va a conseguir nada», hizo hincapié Salas, cuyo equipo se encargará de vigilar las zonas de baño, retirar los posibles restos arrastrados por la corriente, informar mediante banderas y tomar medidas únicamente si se llegara a observar un mayor número de ejemplares del hidrozoo.

La aparición de carabelas portuguesas en playas de la Región desde el pasado mes abril (en Águilas, Cabo de Palos y Mazarrón) ha ido sembrando cierta preocupación entre los bañistas, aunque hasta el momento no se ha producido un incidente reseñable, tal como el ocurrido el pasado viernes con un niño de 11 años en el litoral de Elche, que tuvo que ser ingresado durante unas horas en un hospital como medida preventiva al haber sido picado en un brazo.

Protección Civil mantendrá la vigilancia y se encargará de retirar nuevos restos si aparecen

Por otra parte, varios municipios de la vecina provincia de Alicante mantuvieron ayer cerradas sus playas de manera preventiva por el avistamiento de ejemplares aislados. En concreto, los ayuntamientos de El Campello, Alicante y Elche siguen con la bandera roja izada; en Benidorm prohibieron el baño; mientras que otros tienen algunas playas cerradas como Villajoyosa. En otros casos, aunque están abiertas, se advierte por precaución de la posible presencia de esta medusa, como son los casos de Guardamar del Segura, Torrevieja y Pilar de la Horadada, justo en el límite con la costa murciana.

El propio alcalde de Alicante, Luis Barcala, justificó ayer el cierre de algunas playas de la capital «por tramos», ya que esto obedecía a una vigilancia intensiva y «más precisa» de la situación.

La picadura de la carabela portuguesa es más «dolorosa e intensa» que las del resto de medusas que suelen aparecer en el Mediterráneo», indica el investigador del Centro Oceanográfico de Murcia y del Instituto Español de Oceanografía (IEO), Ignacio Franco. Así, «provoca una herida o llaga, al igual que otras especies, pero conllevan síntomas que «alarman mucho» porque «desestabilizan y llevan emparejadas bajadas de tensión, taquicardias o vómitos», señaló la pasada semana ante el número de medusas de esta especie que habían accedido este año al Mediterráneo a través del Estrecho de Gibraltar procedentes del Atlántico.

No obstante, según él, «no es muy elevado», pero se han distribuido más rápido y de forma diferente debido a la climatología, aunque no prevé que se avisten de forma excesiva. De hecho, su pronóstico es que la carabela portuguesa no aparecerá en verano porque ya están siendo arrastradas a las playas, lo que es «positivo» porque las que saca el viento «ya están fuera».

En este sentido, las carabelas portuguesas «llevan apareciendo casi un mes» en el litoral murciano, según este investigador del IEO, quien señala que otros años suelen llegar a las costas de la Región en mayo a pesar de acceder antes por el Estrecho del Gibraltar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos