Cuarenta desempleados acondicionarán los montes de Caravaca, Cehegín y Mula

A la izquierda, un tractor recoge las ramas tras la poda de los árboles, que acabarán en el mismo terreno -imagen de arriba- convertidos en biomasa./LV
A la izquierda, un tractor recoge las ramas tras la poda de los árboles, que acabarán en el mismo terreno -imagen de arriba- convertidos en biomasa. / LV

La Consejería actuará en 765 hectáreas de seis sierras públicas y prevé también reparar 44 kilómetros de pistas forestales

Antonio Botías
ANTONIO BOTÍASMurcia

Empezarán por Caravaca de la Cruz, Cehegín y Mula. Pero solo será el comienzo de un ambicioso plan que, en fases sucesivas, se extenderá también a Sierra Espuña, la Pila y Ricote. El consejero de Turismo, Cultura y Medio Ambiente, Javier Celdrán, presentó ayer las actuaciones para proteger del fuego y revitalizar las masas forestales de los primeros seis montes públicos, con una inversión superior a los 1,4 millones de euros y que se enmarca dentro de las acciones del Plan Forestal de la Región de Murcia.

En concreto, según aclaró Celdrán, se trata de la ejecución de cuatro planes técnicos de gestión forestal sostenible elaborados por los funcionarios de la Dirección General de Medio Natural para actuar sobre una superficie total de 765 hectáreas. Se extraerán del monte 15.813,75 toneladas de biomasa residual, suponiendo una reducción de 20,70 toneladas por hectárea de combustible forestal.

«Estas labores de gestión establecen y planifican los trabajos para disminuir la densidad de vegetación y favorecer el crecimiento general de las masas forestales, a la vez que se disminuye el riesgo de incendio. Se trata de mejorar la masa arbórea para que se revitalice y minimicen los riesgos de su destrucción, además de generar una actividad productiva y generadora de empleo», indicó Celdrán.

La inversión asciende a 1.408.146 euros, de los que 933.733 los pone la Administración, mientras que la enajenación de la biomasa forestal extraída supondrá unos 474.412 euros, que ayudarán a la financiación de los trabajos ejecutados con Fondos Feder, en un 40% de la inversión. De igual forma, el aprovechamiento de la biomasa extraída de los montes como energía evita la emisión a la atmósfera del dióxido de carbono (CO2) equivalente a mil turismos que recorran durante su vida útil una media de 215.000 kilómetros, suponiendo una emisión media de 120-140 gCO2/km. Los trabajos supondrán también 6.695 jornales directos que se repartirán 40 personas desempleadas en los ocho meses y la adecuación de un total de 44.860 metros de infraestructura viaria existente para mejorar la accesibilidad y la gestión del medio natural.

Estas labores de prevención de incendios con aprovechamiento de la biomasa se desarrollarán en los montes públicos conocidos como Lomas de Enmedio y Majada de Las Vacas de Caravaca de la Cruz; Sierra de Pedro Ponce y Umbría de Espuña, de Mula; y Coto Real y Sierra de Burete, de Cehegín. Los trabajos también servirán para reparar 44 kilómetros de pistas forestales.

Riesgos erosivos

Todos los proyectos incluyen la mejora de la flora y fauna silvestres, la protección frente a riesgos erosivos, la prevención contra los incendios forestales, la restauración y mejora selvícola y ecológica de la cubierta forestal, los tratamientos selectivos y lucha biológica frente a agentes nocivos, el uso social y paisajístico y la productividad forestal.

El consejero también señaló que se articulará una convocatoria de ayudas a las que podrán acceder los propietarios de aquellos terrenos de monte que sean privados y que, de esta forma, podrán actuar sobre ellos.

Más

Fotos

Vídeos