El Consistorio de Fuente Álamo aparca el cambio de nombre del colegio José Antonio

Dos personas en las inmediaciones del centro educativo. / P. Sánchez / AGM
Dos personas en las inmediaciones del centro educativo. / P. Sánchez / AGM

El alcalde anuncia que se mantendrá la denominación a la espera de que se alcance «un verdadero consenso»; el Consejo Jurídico elude pronunciarse

S. SÁNCHEZ

José Antonio seguirá siendo José Antonio. Vistos los precedentes, no se puede asegurar si será punto final o punto seguido, pero el alcalde de Fuente Álamo, Antonio Jesús García Conesa, anuncia que ya no habrá más debate -y polémicas- sobre el cambio de denominación del colegio de Infantil y Primaria (CEIP) José Antonio «hasta que se alcance verdadero consenso entre comunidad educativa y Ayuntamiento». Así pues, el centro continuará con su nombre de toda la vida.

La gota que ha colmado el vaso para que este asunto se deje sobre la mesa 'sine die' por los grupos municipales de la Corporación ha sido el último dictamen del Consejo Jurídico de la Región, en el que elude pronunciarse sobre la cuestión.

Este órgano expuso que no era su misión manifestarse acerca de la modificación del nombre del colegio, como respuesta al requerimiento del Pleno municipal sobre si el nombre de José Antonio vulnera la ley de Memoria Histórica por su alusión al fundador de la Falange, José Antonio Primo de Rivera, en 1933.

El órgano jurídico aseguró que, llegado el caso, emitiría un veredicto «justo después» de que el propio Consistorio informara favorablemente la propuesta oficial de cambio de nombre que existe, 'Vía Verde', efectuada por el consejo escolar. Pero esa propuesta no va a ser debatida ya en el pleno.

En su consulta, el Ayuntamiento expone que, según los datos obrantes en el archivo municipal, el colegio tiene ese nombre, con carácter oficial, al menos desde 1973, «aunque, probablemente, ya se usaba con la denominación 'Graduada José Antonio' desde los años 60 del siglo XX».

La alternativa de 'Vía Verde'

El acuerdo oficial del consejo escolar para proponer 'Vía Verde' al Consistorio se tomó el pasado mes de mayo. Ante la avalancha de reacciones favorables y contrarias, el pleno decidió acudir al Consejo Jurídico, pero ni por esas. Incluso, un grupo de vecinos presentó 640 firmas para exigir el mantenimiento de la denominación. Una de las firmantes, María Legaz Sánchez, dijo a 'La Verdad' que «desde siempre, en Fuente Álamo, padres y maestros del centro hemos querido que no se cambie el nombre, que no tiene nada que ver con la política, ni con la Falange ni con nada raro, porque ni antes ni ahora 'José Antonio' ha tenido apellidos, ha sido simplemente nuestro colegio de toda la vida y no hay más».

En el lado contrario, otros vecinos, Antonio Yuste, quien aseguró sentir «vergüenza» por que «un Ayuntamiento socialista consienta la vulneración de la Ley de Memoria Histórica».

En plena efervescencia de la polémica, en junio, el regidor municipal socialista sufrió duras críticas e insultos en las redes sociales por parte de Falange Española y otras personas a título particular.

Esta organización escribió que «el Ayuntamiento de Fuente Álamo tiene, frente a otros problemas reales del pueblo, la obsesión de borrar de un plumazo una parte de la historia de la ciudad y de la identidad de los vecinos. Se trata de su colegio, que desde hace más de 75 años se denomina colegio José Antonio, en recuerdo a José Antonio Primo de Rivera, asesinado por los marxistas el 20 de noviembre de 1936. Decenas de generaciones de alumnos han pasado por sus aulas, y ahora el Ayuntamiento del PSOE, mismo partido al que pertenecía el que firmó la sentencia de muerte del fundador de la Falange, quiere borrar su recuerdo».

Y es que, en los últimos 50 años, los intentos de cambio de nombre del 'José Antonio' viene generando una enorme polémica en el pueblo, con partidarios de conservar la nomenclatura y promotores de optar por otra denominación. Desde 1967, se han sucedido al menos tres tentativas más de cambio de nombre, en 1985, 2013 y 2015, fallidos por distintas causas.

Oportunidad perdida

Pero, sin duda, la ocasión pintiparada llegó en el año 2010, cuando el colegio estrenó nueva sede (calle La Vía, junto a la plaza de Pedro Cano, en una zona de expansión del núcleo urbano), en sustitución de viejo edificio, construido en 1935 en la avenida de la Libertad, cerca del Club de Personas Mayores. El concejal de Urbanismo en aquel entonces, Bartolomé Rabal, admitió que «podría haber sido la oportunidad, pero lo cierto es que ni nosotros (gobierno del PP) ni nadie lo propuso».

La inversión ascendió a 3,82 millones, de los que la Consejería de Educación aportó 2,3 y el Ayuntamiento 1,52 millones. Se construyó en una parcela de 12.136 metros cuadrados, con una edificación total de 2.400 metros entre planta baja y primera. Dispone de biblioteca, comedor, gimnasio, sala de profesores, de usos múltiples y patio. El centro actualmente cuenta con unos 220 alumnos en 2 líneas de los ciclos de Infantil y de Primaria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos