Los comercios esperan que la nueva plaza del Ayuntamiento reactive el consumo

Los comercios esperan que la nueva plaza del Ayuntamiento reactive el consumo
Los Alcázares

El espacio recreará un 'mundo marino' inspirado en el Mar Menor; las obras de remodelación tras las riadas de 2016 costarán más de medio millón de euros

Alexia Salas
ALEXIA SALAS

La remodelación de la plaza del Ayuntamiento se espera en Los Alcázares como un riego de auxilio. El Gobierno local ya ha elegido el proyecto que transformará el centro en un 'escaparate' del Mar Menor. El diseño, ideado por la arquitecta local María Soto, evoca los colores y formas marinas para atraer al público. Uno de los objetivos es que la glorieta vuelva a convertirse en un punto de encuentro de vecinos y turistas tras del varapalo que recibió este espacio con las riadas de diciembre de 2016. Ahora, los comerciantes tienen esperanza en que dicha remodelación reactive la economía en el centro de la ciudad, pues los establecimientos no levantan cabeza desde entonces.

La obra, prevista desde el 1 de septiembre hasta febrero de 2019, costará 550.000 euros, a financiar con el crédito de tres millones que costearán el Ayuntamiento y la Comunidad Autónoma a partes iguales.

El proyecto 'Mundo Marino' de la arquitecta Soto propone un pavimento a base de adoquines hexagonales en azul y blanco -simulando las aguas marinas- con islas de caucho en los espacios de juegos infantiles y otras de césped artificial para darle color. Estas 'lenguas verdes', en forma de tobogán, solucionan en el espacio peatonal las pendientes que producen las entradas rodadas al aparcamiento subterráneo. Esos promontorios cubiertos de césped artificial, graderíos y vegetación se convertirán en las islas de esta 'sucursal' del Mar Menor.

«No solo perdimos lo que teníamos, sino también las consumiciones de un año», lamentan los locales

Lo complementarán unos asientos de hormigón a modo de pequeños islotes, de los que emergen unas pérgolas de metal cuya celosía emula los corales marinos, que producirán «un juego de sombras y luces al filtrarse en el calado», según revela el proyecto. Además, los sombrajes metálicos incluirán luces de tipo led con placas fotovoltaicas para el ahorro energético, conexión wifi y punto de cargador para los móviles.

La nueva plaza reubicará las salidas de ventilación del parking, actualmente en los cuatro grandes maceteros triangulares. Para ganar espacio, se colocarán en las salidas peatonales. También hay cambios en los accesos al aparcamiento. Para eliminar el acceso junto al Consistorio y ganar espacio peatonal, se abrirá la entrada rodada por la calle Trece de Octubre, mientras que la salida se mantiene en la calle Santa Isabel, pero más desplazada de la plaza. Los accesos, tanto rodados como peatonales, tendrán un vallado perimetral metálico que, en tonos tostados, evoca las formas verticales de las algas

«Aún se me eriza la piel»

También habrá un espacio para escenarios desmontables junto a la fachada del Ayuntamiento para organizar conciertos, actuaciones y proyectar cine en las noches de verano. Pero los vecinos no han olvidado aún cómo la riada de 2016 cambió sus vidas. «Aún se me eriza la piel», cuenta Mari Carmen Lucas, propietaria del Legends, el único local comercial que funciona en la plaza. «No solo perdimos lo que teníamos ese día en el bar, sino también las consumiciones que no se han vendido en un año. La gente se quedó tocada», cuenta. La vida también se le hizo cuesta arriba a Carmen Pérez, dueña del bar Panarea, en la calle Los Luisos que también será remodelada. «Hace falta reactivar el centro, pero no quiero que nos llenen de obras hasta después de las fiestas de octubre», clama la hostelera.

Estos son los dos únicos locales abiertos en la zona a reformar. Todos los demás muestran los carteles de 'se vende' o 'se alquila', excepto el hotel Bluesense Mar Menor, que ultima los arreglos de los desperfectos tras las riadas para abrir antes del próximo verano. La ola de agua de 2016 obligó de nuevo a cerrar el hotel, que ya permaneció siete años a la espera de que los tribunales desenmarañaran la trama de corrupción urbanística de Juan Antonio Roca que lo proyectó en el centro urbano. Pero los comerciantes se muestran optimistas y creen que la reapertura del hotel, con 84 habitaciones, ayudará también a recuperar el pulso económico.

«Esperamos que la remodelación favorezca la apertura de comercios en el centro», explica el alcalde, Anastasio Bastida, quien destaca «un proyecto que ilusiona por lo que supondrá para el municipio y por la calidad estética que aportará al centro».

Pendientes hacia el mar e imbornales para canalizar

La canalización de las aguas de lluvia, que preocupa especialmente a los comerciantes por la avalancha que recibieron en 2016, se solucionará «creando pendientes en la plaza hacia el mar e instalando imbornales lineales en las zonas problemáticas». El caudal que recojan este alcantarillado llegará a un depósito de acumulación de aguas pluviales situado en la rampa de la avenida de la Libertad, y servirá para abastecer el riego de jardines o limpieza. También está prevista la nueva impermeabilización del parking, ya que la tela asfáltica que aísla el subsuelo de la plaza de posibles humedades se resquebrajó con las riadas. La obra tendrá que solucionar el desnivel que hay entre la plaza y los locales, provocado por la inundación, con niveles de un metro de agua, en los negocios del centro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos