Las cofradías de pescadores de Mazarrón y Águilas alertan de la escasez de gamba roja

Gamba roja en el Mercado de Verónicas. /M. Bueso
Gamba roja en el Mercado de Verónicas. / M. Bueso

El precio de este crustáceo se ha encarecido hasta diez euros por la falta de ejemplares; ha pasado de 60 a 70 euros el kilo

Juan Ruiz Palacios
JUAN RUIZ PALACIOS

Los catorce barcos de cerco de Mazarrón y Águilas llevan cuatro semanas pescando en aguas de la Comunidad Valenciana debido a la escasez de piezas en la Región. Desde ambas cofradías apuntan que «es normal que, una vez que termina el verano, nos vayamos a aguas alicantinas porque en nuestras zonas hay muy poco boquerón, sardinas y melvas». Pero admiten con preocupación que se ha producido una disminución considerable de capturas de gamba roja, «algo que otros años no ha pasado».

La consecuencia de esta escasez ha sido «un encarecimiento del precio». El patrón Mayor de la Cofradía de Pescadores de Mazarrón, Manuel Sánchez, sostiene que «es normal que en esta época los once barcos de cerco se vayan a aguas de Jávea, Torrevieja y Altea, porque es allí donde 'viaja' el boquerón y otras especies». El problema es la gamba roja, que «ha flaqueado mucho» en esta época. «El año pasado recuerdo que el mes de octubre fue bastante mejor», concluye Sánchez.

La edil de Pesca, Isabel María López, ejemplifica que «el pasado jueves, tan solo se sacaron cuatro kilos de gamba roja de la grande, seis kilos de la mediana y otros seis kilos de la pequeña». Esto ha provocado que el precio aumente en unos diez euros. «El kilo de gamba roja grande se está pagando a 70 euros, cuando lo normal en octubre es que esté situado sobre los 60 euros», apunta la edil.

Lo mismo ocurre en Águilas, donde el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores, Domingo Díaz, explica que los tres barcos de cerco del municipio se suelen ir siempre a Alicante en estas fechas. «Lo que no ha sido normal es la gran cantidad de boquerones que hemos capturado estos años pasados, mientras que la sardina ha ido desapareciendo poco a poco», detalla.

Parada el 6 de diciembre

En cuanto a la falta de gamba roja que afecta a los diez navíos aguileños de pesca de arrastre, Díaz achaca esta carencia a que «este crustáceo baja a los acantilados y se esconde para reproducirse, hay ocasiones en las que pasa un mes y no se saca nada». El gremio trabaja a contrarreloj, ya que está previsto que la parada biológica para las especies del arte del cerco arranque a partir del próximo 6 de diciembre y se prolongue hasta el 7 de enero.

Fotos

Vídeos