Bastida logra el voto de Cs para el presupuesto que permitirá arreglar los daños de las riadas

Varias personas limpian el barro en el IES Antonio Menárguez / P. SÁNCHEZ
Varias personas limpian el barro en el IES Antonio Menárguez / P. SÁNCHEZ
Los Alcázares

La concertación de un crédito permite destinar 2,2 millones a la reforma de plazas y calles del municipio deterioradas hace más de un año

Alexia Salas
ALEXIA SALAS

El equipo de gobierno local (Partido Popular), que dirige Anastasio Bastida, ha logrado sumar el voto de Ciudadanos -necesario para la mayoría absoluta- para aprobar los presupuestos de las inundaciones, un año después del desastre que dejó viviendas, locales y calles pendientes de la llegada de inversiones para reponer aceras y reparar infraestructuras. De hecho, la cuentas de 2018 suman 27.022.279 euros, lo que supone 6,7 millones más que la anterior, ya que incluye el crédito de 3 millones -que después cofinanciará la Comunidad Autónoma al 50%- y los 700.000 euros recibidos por el seguro tras los desperfectos en los edificios públicos.

«La situación no da lugar más que a arreglar el municipio, por eso los presupuestos no tienen color político, sino intereses generales», explica la concejal de Hacienda, Cristina Sánchez. Para la portavoz de Ciudadanos, Esperanza Balsalobre, «este año había que apoyar la mejora del municipio tras las inundaciones y vimos que la mayoría de las necesidades estaban contempladas».

La nueva alianza PP-Cs no fue tan bien recibida por IU y PSOE, que han visto «un rodillo, que les ha permitido no contar con nadie más», recriminó en el Pleno el edil de Ganar LA-IU, Juan Carlos Martínez Rosa. «No han negociado ni con los grupos ni con los sindicatos», censuró el portavoz del PSOE, Mario Pérez Cervera.

La rehabilitación del paseo de la Feria se llevará 400.000 euros y la reforma del campo de fútbol, otros 450.000

Las principales inversiones contemplan 400.000 euros para la rehabilitación del paseo de la Feria y 2,2 millones para el arreglo de calles y plazas de la llamada 'zona cero', más afectada por las riadas, cuyo perímetro abarca el casco antiguo. En esta partida se incluye la reforma de la plaza del Ayuntamiento y de las Lomas del Rame.

Para la modernización del centro, el regidor Bastida adelanta que «se invitará a los arquitectos a participar en el concurso de ideas» con el fin de que las obras empiecen el 1 de septiembre.

Para la reposición de servicios en las playas, se destinan 300.000 euros, mientras que la reforma del campo de fútbol se llevará 450.000 euros (las obras empezarán en marzo). Más inminentes son el inicio de las obras en el pabellón deportivo 13 de Octubre y en la piscina climatizada.

El verdadero quebradero de cabeza municipal será cómo hacer frente a los 63 millones que, según el estudio realizado en el subsuelo del casco urbano, necesitará la reparación de tuberías rotas y conductos anegados de barro para evitar roturas inesperadas, colapsos en el saneamiento e incluso filtraciones.

«No tenemos otra opción que hacerlo poco a poco, cuando vaya llegando dinero del Estado, pero vamos a pelear con la Comunidad Autónoma para que llegue esa inversión cuanto antes», asume el alcalde, quien ya ha solicitado 18 millones para rehabilitar aceras, asfalto y paseo marítimo.

Lo que sí se incluye para este año es la reposición de pavimento y aceras en Los Narejos -64.668 euros- y en Las Lomas del Rame -25.000 euros-, además de la rehabilitación del pantalán de los pescadores por 42.000 euros.

Viejas deudas

Con un crédito de 5,8 millones, el Ayuntamiento espera deshacerse de viejas deudas que hasta ahora se abonaban de forma mensual según los acuerdos con la autoridad judicial. El pago directo «nos permite ahorrar más de 400.000 euros», señala la edil de Hacienda.

Con el nuevo préstamo, se podrá liquidar la deuda de 874.723 con Renfe, que reclamó ante los tribunales una errónea expropiación de terrenos, y los 1.644.730 euros pendientes con la empresa del servicio de basuras Urbaser por flecos pendientes de anteriores legislaturas. Y la cuenta pendiente con la empresa Aqualia, que suma 3.240.565 euros, también quedará borrada tras la operación financiera.

Entre las novedades, destaca el aumento de las partidas de Servicios Sociales, con 250.000 euros para ayudas sociales, el servicio de ayuda a domicilio y la teleasistencia. Por primera vez, Cruz Roja contará con 5.000 euros y tendrá sede para fomentar el voluntariado y reforzar la atención en emergencias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos