El alcalde retira las competencias al edil Romero por votar en contra de los Presupuestos

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAFortuna

El PSOE gobierna desde ayer en minoría en el Ayuntamiento de Fortuna. El alcalde, José Enrique Gil, retiró las competencias de Turismo y Cultura al edil no adscrito Miguel Romero, argumentando «una manifiesta pérdida de confianza». En el Pleno del pasado lunes, Romero sorprendió a la bancada socialista votando en contra de los Presupuestos de 2017, al igual que el PP. «Tendremos que acabar el año con las cuentas de 2016 prorrogadas y empezar a negociar los Presupuestos de 2018 con el resto de grupos».

No es el primer encontronazo entre el edil no adscrito y el PSOE, ya que también denunció en el juzgado a la edil de Hacienda, Marisol Gracia, por falsificar, supuestamente, su firma en la renovación del contrato de un conserje del polideportivo. A partir de ahora, el alcalde solo contará en los plenos con el apoyo de la edil de IU, sumando seis votos, frente al voto de Romero y los seis del PP.

«Seguiremos trabajando por el cambio», se reafirmó Gil, al tiempo que recordó que no hay posibilidad de plantear una moción de censura en su contra, ya que «la ley de Transfuguismo lo impide». El edil no adscrito pierde su dedicación exclusiva (30.000 euros al año) y solo cobrará 120 por pleno y 80 por cada comisión. Próximamente, el regidor reasignará Turismo y Cultura a otros ediles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos