El alcalde de la Unión pide una reunión con la ministra para impulsar la regeneración de Portmán

Bernabé, la ministra Ribera y González Tovar, en 2011. / P. SÁNCHEZ / AGM
Bernabé, la ministra Ribera y González Tovar, en 2011. / P. SÁNCHEZ / AGM

La responsable de Medio Ambiente en el gobierno de Sánchez, Teresa Ribera, licitó el primer proyecto de recuperación de la bahía en 2011, cuando era secretaria de Estado

P. S.

La ministra de Transición Ecológica (con responsabilidades en materia de agua y medio ambiente), Teresa Ribera, recibirá mañana una carta del alcalde de La Unión, Pedro López Milán, para pedirle una reunión «con la mayor brevedad, en cuanto su agenda se lo permita».

Así lo anunció ayer el regidor socialista, que remarcó que su idea es exponerle que las obras de regeneración de la bahía de Portmán, que se iniciaron en septiembre de 2016, «necesitan un impulso que ahora mismo no tienen». Añade que «la regeneración no va al ritmo que debería, fundamentalmente porque las partidas presupuestarias que se han destinado son insuficientes y porque hay aspectos de la ejecución del proyecto que no están claros».

«Esto es importante», dice el alcalde. Y hay otras cuestiones «quizá más urgentes» que quiere abordar con la ministra y que se refieren principalmente a «transparencia». López Milán considera que, «como primer edil del ayuntamiento donde se realizan las obras muy pocas veces», ha tenido información detallada sobre el desarrollo de las ejecuciones y las previsiones.

«Alguien tendrá que decir por qué están paradas muchos meses las obras», denuncia el alcalde

Las tres incógnitas más importantes que planteará López Milán a Ribera son la fabricación de la cinta transportadora, la impermeabilización de la antigua corta San José y la construcción del puerto deportivo y pesquero. En el primer caso, con esa estructura, de una longitud de casi tres kilómetros, se trasladarán los estériles dragados de la bahía hacia la corta.

El regidor expone que «parece ser que se ha contratado su fabricación, pero no se sabe nada sobre las autorizaciones públicas y privadas para servidumbres de paso y las preceptivas licencias de las administraciones local, regional y central en lo que concierne a su montaje y puesta en marcha».

Acerca de la corta San José, el alcalde advirtió de que «alguien tendrá que decir por qué están paradas muchos meses las obras de impermeabilización del vaso, sin la cual no se puede depositar ni un gramo de estériles». Y sobre el puerto deportivo y pesquero que proyectó la Comunidad Autónoma hace años en una zona dragada de la bahía, «nadie dice nada y nadie sabe nada de cuáles son los planes. Ni siquiera una idea de cómo se va a hacer».

En cualquier caso, López Milán dijo que acudirá a Madrid a la reunión de la ministra con «cautela y dispuesto a escuchar», puesto que los presupuestos generales del Estado de 2018, que contienen 9,6 millones de euros para Portmán, «no se han aprobado todavía y queda por ver con qué cantidad finalmente».

De seguir a este ritmo, López Milán pronosticó que «los trabajos se prolongarán más allá de 2021 y no se terminarán en 2020, tal y como está previsto en el proyecto de ejecución».

Conocedora del proyecto

Para la ministra Teresa Ribera, Portmán no es un desconocido. En febrero de 2011 presidió en la localidad una reunión de la comisión de seguimiento de este proyecto en su condición de secretaria de estado de Cambio Climático. En julio de ese mismo año, el primer proyecto de regeneración de la bahía salió a contratación, aunque no llegó a concluirse, puesto que meses después, en 2012, el Ministerio de Medio Ambiente, ya en manos del PP, anuló el procedimiento por un supuesto extravío de documentación en la apertura de plicas.

En aquella reunión de la comisión de seguimiento participaron un largo coro de autoridades: la propia Ribera; el entonces alcalde, Francisco Bernabé; el director general de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, Pedro Antonio Ríos; el entonces consejero de Obras Públicas, José Ballesta; y el delegado del Gobierno, cargo que ostentaba Rafael González Tovar, entre otras autoridades.

Aquel proyecto se licitó por valor de 90 millones de euros, a ejecutar en seis ejercicios presupuestarios. La reunión se celebró en el laboratorio experimental que se construyó en el verano de 2007, justo en el eje central de la bahía, donde las olas rebañaban el muelle de 1957. En esta fecha, el lavadero Roberto comenzó la colmatación de la playa con millones de toneladas de residuos mineros.

Ahora, López Milán pedirá a la ministra Ribera un «gran impulso», con las actuaciones necesarias para que la regeneración de la bahía de Portmán «sea una realidad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos