El alcalde de Abarán se marcha por las tensiones internas y el PP elige a Manzanares para sustituirle

José Miguel Manzanares, a la izquierda, junto al alcalde dimisionario, Jesús Molina, anoche./J. A. Moreno
José Miguel Manzanares, a la izquierda, junto al alcalde dimisionario, Jesús Molina, anoche. / J. A. Moreno

Jesús Molina hace hoy efectiva su renuncia, y la dirección regional del partido apuesta por el número 8 de la lista, que se quedó sin acta

JESÚS YELO

«No he recibido presiones de nadie para presentar mi renuncia como alcalde», dijo anoche Jesús Molina Izquierdo al término de la asamblea celebrada en la sede del PP de Abarán, en la que anunció a los militantes que deja el Ayuntamiento. Una cita que contó con la asistencia de medio centenar de afiliados, y que estuvo presidida por el coordinador regional de los populares, Miguel Ángel Miralles.

Allí se dio a conocer también el nombre del nuevo candidato a la alcaldía. Se trata de José Miguel Manzanares Peñaranda, de 46 años, casado y padre de dos hijos. Este funcionario del Ayuntamiento, que trabaja como auxiliar administrativo, ocupaba el puesto número 8 en la candidatura en las últimas elecciones, por lo que no sacó acta, ya que su partido se tuvo que conformar con siete ediles en la Corporación, frente a cinco del PSOE, tres de IU-Verdes, uno de Unión y Desarrollo (UyD) y uno de Ciudadanos (Cs).

Sin embargo, Manzanares aspira a auparse ahora como presidente del Pleno municipal, con el aval de la dirección regional del Partido Popular, como sustituto directo de Jesús Molina, quien tiene previsto formalizar hoy su salida en el Registro.

La elección del nuevo regidor queda despejada también por la renuncia de los números dos y tres del gobierno municipal, José Luis Tornero Carpena y Francisco Javier Fernández Carrasco. Ahora, se convocará una sesión plenaria para dar cuenta de la dimisión del alcalde y la propuesta de entrada de Manzanares. Y, posteriormente, tendrá lugar otro Pleno extraordinario para la elección del nuevo alcalde abaranero.

Desde hace varios meses ya era un secreto a voces lo que finalmente se confirmó anoche. Molina eligió la sede de su partido para dejar claro su renuncia alegando motivos de enfermedad. Sin embargo, la realidad es que las desavenencias internas en el partido a lo largo de esta legislatura son las que han acabado por acelerar todo.

El propio primer edil fue quien en reiteradas ocasiones había solicitado al PP regional sus claras intenciones de abandonar la alcaldía y su deseo de alejarse de la vida política, según reconoció Mirallles, quien en la mañana de ayer dio órdenes para la convocatoria de una reunión de la ejecutiva local a fin de dar cuenta de la renuncia. Y aunque las razones oficiales insisten en la «enfermedad», a nadie escapa la situación de inestabilidad e ingobernabilidad que viene rigiendo en el seno del ejecutivo local desde hace más de un año, motivado en primer lugar por esa mayoría simple con la que el PP gobierna en el Consistorio.

Además, las desavenencias en el gabinete municipal han aflorado en más de una ocasión hasta el punto, por ejemplo, de que el alcalde se vio obligado a retirarle a su concejal Mónica Honrubia la competencia de Urbanismo lo que dio lugar a una nueva distribución de delegaciones, en marzo de 2017. Un área que fue cubierta por José Luis Tornero, quien más adelante cedió Personal. Incluso se emitió un comunicado con el argumento de que se trataba de «cambios meditados que obedecen única y exclusivamente al interés de la gestión municipal, a fin de cumplir con nuestros objetivos y compromisos marcados en defensa de los intereses de Abarán».

Durante la reunión de anoche, no todos estuvieron conformes con la decisión tomada, ya que algunos eran partidarios de agotar la legislatura con Molina al frente. Y también hubo quienes discreparon con las formas empleadas al no considerarlas correctas, «pues no se ha contado con nosotros y solo nos requieren para las campañas electorales», afirmaron algunos militantes, que llegaron a hablar de «disparate» y con frases como «pensad en lo que vais a hacer».

«Me pidieron que siguiera en dos ocasiones, pero ahora es el momento», argumentó Molina. Seguirá como presidente del PP local hasta el nuevo congreso, «que espero se celebre cuanto antes». Los asistentes lo despidieron con una larga ovación.

Temas

Abarán

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos