Acuerdo para impulsar un parque arqueológico en Los Baños

Romero, Gil y García (c), ayer, tras la firma de la cesión de Los Baños./ LV
Romero, Gil y García (c), ayer, tras la firma de la cesión de Los Baños. / LV

El Balneario de Leana y el Consistorio suscriben la cesión del yacimiento durante cincuenta años

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

El equipo del regidor socialista, José Enrique Gil, recogió el testigo de las negociaciones iniciadas por el PP y ayer logró cerrar la cesión compartida de los terrenos del yacimiento romano de Los Baños de Fortuna por un periodo de cincuenta años. El alcalde, el edil de Cultura, Miguel Romero, y el administrador general del Balneario de Leana, Pedro Antonio García, firmaron un convenio de colaboración para la promoción y puesta en valor de este enclave, cuyo patrimonio data de los siglos primero y segundo después de Cristo.

«Este templo dedicado a las ninfas y sus tres altares son únicos en Europa, solo hay algo parecido en Siria», subrayó Gil. Esta cesión de uso compartido garantiza al Consistorio que la comunidad de propietarios del balneario devuelva a la Administración todo el dinero público que se vaya invirtiendo en el yacimiento durante los próximos años, si se incumple el convenio. «Nuestro objetivo es crear un parque arqueológico para su protección y conservación». El Consistorio constituirá una comisión de seguimiento del yacimiento para buscar fondos europeos y solicitar al Ministerio de Fomento el 1% cultural.

«Hay que darle un nuevo impulso a las excavaciones». Los trabajos arqueológicos en la zona arrancaron en 1999, pero desde 2010 están paralizados y el yacimiento llegó a estar en declive sufriendo algunas pintadas. Por este motivo, el alcalde pidió ayer financiación a la Comunidad Autónoma. «La inversión que necesitamos es bastante importante, no basta con el dinero que ponga el Ayuntamiento, porque hay que documentar los trabajos realizados, poniéndolos en valor y haciéndolos visitables».

El conjunto arqueológico de Los Baños de Fortuna fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 2016 y consta de un santuario, una hospedería, una cantera y diversas piscinas, entre otros puntos de interés.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos