Orihuela: «Dejo la Universidad como un bombón y con más remanente del que encontré»

Fuensanta Carreres
FUENSANTA CARRERESMurcia

Los tiempos de balances y despedidas parecen haber llegado para José Orihuela, quien encara la recta final de su Rectorado. Al repasar ayer sus cuatro años de gestión durante la presentación del primer informe de rendición de cuentas que elabora la Universidad de Murcia, Orihuela se reconoció encantando con su gestión: «Dejo la UMU como un bombón. Me da envidia de quien entre porque tendrá cosas que yo no tuve, como la Oficina de Dato Único y este informe», dijo muy satisfecho del horizonte que lega a quien resulte elegido rector el próximo 6 de marzo.

Las cuentas de la institución, garantizó Orihuela, quedarán también saneadas: «Dejo a la institución con un remanente mayor del que encontré al llegar y que superará los 70 millones de euros, frente a los 52 existentes» cuando tomó posesión del cargo, hace ahora casi cuatro años.

El rector confió además en que a su sucesor «le pongan menos zancadillas. He sido de los rectores a quien más zancadillas han puesto», lamentó Orihuela, quien insistió en que durante el primer año apenas pudo trabajar: «No me dejaban trabajar y tuve que luchar contra las injusticias y hacer cosas increíbles, como manifestarme en las calles con los alumnos de Medicina o ir a la Asamblea para que aumentaran el techo de gasto y plantarme como rector como nunca lo había hecho nadie». Con todo, reconoció que «me consta que no es suficiente y me consta que algunos, con más ruido que armonía, han hecho constar que es insuficiente», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos