Optimismo por el nicho al limón fino que abriría en Asia la guerra comercial entre China y EE UU

Las empleadas de la planta de Diali, en Beniel, en pleno proceso de envasado del limón./LV
Las empleadas de la planta de Diali, en Beniel, en pleno proceso de envasado del limón. / LV

Los productores están esperanzados ante la posible confirmación de los aranceles mientras afrontan el último tramo de una campaña buena en volumen y precio

Zenón Guillén
ZENÓN GUILLÉNMurcia

Los productores de cítricos de la Región, en concreto los de limón fino -inmersos en plena campaña- se frotan las manos ante las expectativas de exportación que se podrían abrir en China de cara al futuro, aprovechando la coyuntura de la guerra comercial que se cierne entre este país y Estados Unidos. Sin duda, una gran oportunidad para el campo murciano a la hora de ganar presencia no solo en dicha nación, sino también en toda Asia, ya que desde allí se impulsan las transacciones comerciales en operaciones triangulares con otros mercados de la zona.

La confirmación del gravamen proteccionista a las frutas estadounidenses, con aranceles superiores al 15%, conllevaría una gran sacudida que afectaría de lleno a los cítricos, así como también a cerezas, uvas, manzanas y peras. Y es ahí donde muchos ven una oportunidad para el limón a la hora de diversificar sus exportaciones -90% destinadas a Europa- para crecer en el gigante asiático, acaparado hasta ahora por el cítrico norteamericano, especialmente del grupo californiano Sunkist, en las metrópolis como Shangái, Pekín, Cantón.

Desde una las empresas de referencia del sector en la Región como Gruventa, que comercializa en más de 40 países, reconocen que «debe aprovecharse» el momento, «dado que ese mercado asiático valora muchísimo la gran calidad de nuestros cítricos y los pagan bien».

Y es que el consumidor chino le da cada vez más importancia a la seguridad del producto en origen, con garantías medioambientales que mucha veces no se dan en su país. Así, el limón fino llega a pagarse en el punto de venta al público a 7 euros/kilo, seis veces más que en España.

No obstante, desde la interprofesional Ailimpo se muestran prudentes. Su director, José Antonio Alonso, advierte de que «hay que ver cómo se desarrolla todo esto, para comprobar si puede haber una oportunidad, pero tampoco podemos olvidar que el limón en China no es tan popular como aquí, y los protocolos fitosanitarios también son muy estrictos».

De hecho, el dato de exportaciones de septiembre a marzo, apenas contabiliza la venta de 4 toneladas de limón español en China, lo que supone un 32% menos que en el ejercicio anterior. Un volumen casi insignificante dentro de las 245.579 toneladas comercializadas en el exterior.

Mientras, lo que es evidente es que esta campaña iniciada en septiembre y se cerrará entre finales de abril y principios de mayo, está siendo buena para los productores, con una primera previsión de cosecha de 1,1 millones de toneladas, de los que 870.000 corresponden a la variedad fino (crece en 60.000), y el resto a verna.

El secretario general de Asaja Murcia, Alfonso Gálvez, afirma que la campaña tiene «una tónica aceptable, no ha sido fantástica, pero sí ha sido positiva, con unos precios adecuadas (40 céntimos/kilo), por lo que los productores pueden estar satisfechos».

La finalización en fecha adecuada de las exportaciones del hemisferio facilitó el arranque. Además, la presencia del limón turco fue limitada en la primera parte de la campaña debido al descenso de cosecha en Turquía y a los severos controles de residuos de pesticidas a la fruta importada desde este país la UE. Estos factores hicieron posible que hasta diciembre las exportaciones crecieran un 6% En la segunda parte, ayudó la disponibilidad de fruta de calibre comercial adecuado gracias a las lluvias, aunque la demanda ha ido más apática.

Ailimpo admite, igualmente, que la industria de transformación no termina de activarse y trabaja a ritmo pausado debido a la falta de fruta disponible de momento para procesado.

Con todo, en Gruventa subrayan el «buen dinamismo comercial, con ventas ágiles, y con una gran demanda internacional». Además, resaltan que «la gran calidad de limón es lo que ha permitido continuar internacionalizando este cítrico».

«No es que sea una oportunidad; es una obligación intentarlo»

El consultor alemán Oliver Huesmann, al frente de la firma asesora en exportación de frutas y verduras Fruit Consulting, hace hincapié a 'La Verdad' en que el conflicto comercial abierto entre China y Estados Unidos «no es que sea una gran oportunidad para el sector español de los cítricos, sino que es una obligación el intentar crecer ahora en el mercado asiático, al que ya estamos viendo que se están dirigiendo los representantes de países competidores tan importantes como Turquía y Egipto». En su opinión, «el que no se lo tome en serio se va a quedar fuera; es ahora o nunca».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos