laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 10 / 25 || Mañana 9 / 24 |
más información sobre el tiempo

música

Eva Amaral descubre la evolución de la banda 'Hacia lo salvaje', el disco que el dúo zaragozano presenta en Calasparra
07.09.12 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Habla mientras camina, y al otro lado del teléfono se escucha el sonido de los semáforos en verde y el ruido de los coches, pero ella está tranquila, mucho. Atrás quedan los nervios de última hora, los que difícilmente se controlan y los que Eva Amaral (Zaragoza, 1972) logra transformar en energía sobre el escenario. La fuerza, dice, se la da el público, pero lo que siente durante cada actuación, confiesa, «no puedo explicarlo». Amaral actúa hoy en el Polideportivo Municipal de La Caverina en Calasparra para presentar su trabajo 'Hacia lo salvaje'. Del municipio guardan un gran recuerdo. Allí presentaron su primer disco, hace ahora catorce años.
-¿Qué recuerdan de su primer concierto en Calasparra?
-Veníamos de actuar en Galicia y llegamos muertos. Habíamos hecho una barbaridad de kilómetros, además, en aquella época la furgoneta no tenía aire acondicionado y era pleno verano. Pero cuando llegamos a Calasparra el público nos recibió de una manera increíble. Es algo que recordamos con mucho cariño y por lo que siempre hemos tenido una conexión especial con el municipio.
-Su nuevo 'single' lleva por título 'Hoy es el principio del final', ¿es una metáfora de la realidad?, ¿qué significa?
-Es una canción que habla de ruptura, de un momento agridulce en el que estás a punto de dar un salto al vacío que de alguna manera necesitas, pero tienes miedo. Es un instante de cambio en el que piensas en las cosas buenas que te traerá esa decisión.
-¿Habla de la evolución que ha experimentado el grupo con este disco?
-Cuando la compusimos no estábamos pensando en eso, porque si soy sincera, creo que siempre hemos funcionado más o menos igual. Todo lo que rodea a la música nos parece divertido y desde el principio hemos procurado estar encima, también cuando estábamos con Virgin (su anterior discográfica. Ahora publican con su propio sello). Nos gusta participar en la realización de nuestros discos.
-¿Qué es lo salvaje?
-Lo salvaje es lo desconocido. Una imagen de un mañana que es incierto y misterioso pero esperanzador. Como grupo nunca hemos tenido en cuenta ni el pasado ni el futuro. Siempre nos ha gustado pensar en el presente y disfrutar de lo que estábamos haciendo en ese momento. Para nosotros el futuro es lo salvaje, una cosa desconocida. Porque por mucho que te empeñes en hacer planes, la vida te va llevando.
-Si pudiera congelar el tiempo, como dice su canción, ¿qué haría?
-¡Uf!, no sé. Me encantaría poder hacer que la gente viviera un poco mejor y que saliera del pesimismo que hay ahora, que al congelar el tiempo se pudiera ir por ahí arreglando las cosas como una especie de superhéroe... Ojalá se pudiera solucionar esto congelando el tiempo.
-¿Una canción especial?
-Todas son especiales, porque todas reflejan un momento que para nosotros ha significado algo, aunque para mí hay una canción, 'Olvido', que es muy especial porque está dedicada a mi madre, que falleció hace unos años. En ella trato de expresar lo mucho que la recuerdo y lo presente que está en mi día a día, en mis decisiones.
-¿Qué cuentan las letras de Amaral?, ¿son historias reales?
-Hay un poquito de todo. Hay historias que están a nuestro alrededor, que nos han podido suceder a nosotros, a gente que queremos o a amigos. También otras que te gustaría que sucedieran; y luego hay canciones que no cuentan nada y que solo transmiten sensaciones, como por ejemplo 'Antártida'. Es un tema que intenta transmitir la liberación, la búsqueda de una luz.
-Al público le gustan sus canciones porque se identifica con ellas. ¿Ustedes también?
-Cuando componemos intentamos plasmar en el papel lo que sentimos, algo que nos ha tocado, y nos empuja a hablar de él. Nunca hemos pensado en quien va a escuchar los temas o si se va a sentir identificado, o incluso si van a gustar o no, pero supongo que las canciones son verdaderas y por eso llegan.
-Con Amaral se habla de evolución. Cuando echan la vista hacia atrás, ¿qué ven?
-Lo cierto es que todo este tiempo se me ha pasado volando y parece que ha sido ayer. Creo que por eso me resulta difícil ver la evolución. Supongo que la mejor forma de darse cuenta del cambio es ver fotos antiguas y escuchar las canciones de los primeros discos tal y como estaban grabadas, porque como las hemos seguido tocando, también ellas han evolucionado sin darnos cuenta.
-Entonces, ¿no hay cambios?
-Sí. A simple vista el principal cambio son las letras. Nosotros somos del norte, y quizá por eso nos cuesta más mostrar nuestros sentimientos, somos más reservados. Al principio no nos atrevíamos a contar historias con nombres y apellidos, pero con el tiempo hemos perdido ese miedo y hemos ido haciendo letras más claras. También hemos evolucionado en el sonido, ahora hay más guitarras.
-Dicen que se transforma en el escenario, ¿qué le da la fuerza?
-El público. Justo antes de salir me dan los siete males de nervios, hasta que no subo y veo a la gente, no me quedo tranquila y confiada en lo que estoy haciendo.
-¿Y qué siente allí arriba?
-Me encantaría que algún día, cada uno de nosotros, pudiera experimentarlo porque es una sensación increíble. Parece que puedas empezar a volar. No creo en cosas místicas pero sí en que hay algo misterioso en toda esa energía que fluye en un concierto.
-Llenan cada uno de los conciertos que ofrecen, ¿les sorprende o es algo a lo que ya se han acostumbrado?
-Me sigue pareciendo un milagro, sobre todo en los tiempos que corren. Es para estar muy agradecido.
-Acaban su gira española en octubre, ¿cuáles son sus próximos proyectos?
-Estamos muy entusiasmados con la idea del nuevo disco y ya estamos componiendo las canciones. Pero antes vamos a hacer unas visitas a países que hace tiempo que no vamos, como Argentina, Chile, México... también vamos a volver a Alemania y a Francia, y estaremos en Cuba, que nunca hemos tocado allí y nos hace mucha ilusión. Somos muy viajeros. Nos gusta la idea de andar componiendo en la carretera. Al final, todos esos ambientes y paisajes distintos se ven reflejados en nuestro trabajo.
-¿Algún sonido con el que les gustaría experimentar?
-Siempre hemos tenido cierta inclinación por el mundo folk, y aunque no hayamos tenido una influencia clara, Juan tiene una manera de tocar que se acerca mucho a él.
En Tuenti
«Nunca hemos pensado en gustar al público»