El número de pacientes de gripe se dispara y desborda a los hospitales

Pacientes y familiares, ayer a mediodía en un pasillo del servicio de Urgencias del Santa Lucía./La Verdad
Pacientes y familiares, ayer a mediodía en un pasillo del servicio de Urgencias del Santa Lucía. / La Verdad

La incidencia se ha multiplicado casi por cuatro en solo una semana

JAVIER PÉREZ PARRAMurciaJOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

La epidemia de gripe ha llegado esta temporada antes de lo previsto, y lo ha hecho además con mayor intensidad. En solo una semana, el número de casos se ha multiplicado casi por cuatro, desbordando la capacidad de las puertas de urgencias de los hospitales, de las unidades de Cuidados Intensivos y de las plantas de hospitalización. Si entre el 18 y el 24 de diciembre se registraron 1.027 casos de gripe en toda la Región, con una tasa de 70,11 afectados por 100.000 habitantes, entre el 25 y el pasado día 31 se notificaron 3.765 diagnósticos, lo que representa 257 casos por 100.000.

«No estamos ante una situación extraordinaria, pero sí sorprende el rápido crecimiento de la epidemia, porque habitualmente el aumento semanal es menos intenso», explicó ayer el director gerente del Servicio Murciano de Salud (SMS), Asensio López. Solo en La Arrixaca hay en estos momentos 84 pacientes ingresados con gripe, seis de ellos en la UCI. Lo peor, además, está por llegar, porque todo indica que el pico de máxima incidencia de la epidemia se alcanzará en las próximas semanas. De momento, se han superado ya los registros del invierno pasado, cuando no se llegaron a sobrepasar los 2.100 casos semanales.

3.765
casos de gripe se registraron la semana pasada en la Región, frente a los 1.027 de la anterior.
3.024
pacientes fueron atendidos en los servicios de urgencias hospitalarios de la Región el día 1, cuando la media habitual es de unos 2.000, según datos de Asistencia Sanitaria.
350
niños fueron atendidos en Urgencias del Infantil de La Arrixaca el pasado día 31, de los que 22 necesitaron ingreso.

La presión asistencial es muy alta desde el comienzo de las navidades, tanto por la gripe como por otras infecciones respiratorias y cuadros víricos propios de esta época. El día 26 se alcanzó un récord, con 3.162 pacientes atendidos en los distintos servicios de urgencias hospitalarias. El primer día del año se produjo otro pico significativo, con 3.024 enfermos. Estas cifras contrastan con «los 2.000 pacientes que de media se suele atender en las urgencias», explicó el director general de Asistencia Sanitaria, Roque Martínez.

La afluencia siguió ayer siendo muy elevada. Los principales problemas se concentraron en el Morales Meseguer, con unos 35 pacientes a la espera de traslado a planta a primera hora de la mañana, según fuentes sanitarias. Es una cifra muy alta para este hospital, donde como mucho se suele llegar a entre 15 y 20 pacientes sin cama asignada en los momentos de mayor saturación.

Camas cerradas

La situación se normalizó tras la apertura de 16 camas en la cuarta planta que habían permanecido cerradas durante el fin de semana. Los profesionales se quejaron de falta de previsión y denunciaron que la dirección del hospital tuvo que acudir de forma urgente a la bolsa de trabajo para contratar a enfermeros y auxiliares. «Si los refuerzos se planifican con cuentagotas, este es el resultado», lamentaba uno de los sanitarios. También el Santa Lucía amaneció ayer saturado. Según fuentes del hospital, a primera hora había unos 60 pacientes a la espera de traslado a planta. De acuerdo a las cifras facilitadas por el SMS, a las tres de la tarde quedaban 30 enfermos en esta situación, todos ellos en la Unidad de Preingreso. Al igual que en el Morales Meseguer, también en el hospital cartagenero había ayer camas cerradas. En concreto, las 28 plazas de la conocida como U25. Muchos pacientes tuvieron que aguardar en los pasillos hasta que por fin se abrió esta unidad.

Mientras, en La Arrixaca, los principales problemas se han concentrado estos días tanto en la UCI, que ayer seguía con todas sus plazas ocupadas, como en Urgencias del Infantil. «La gripe ha coincidido con la epidemia de bronquiolitis, lo que ha hecho que la afluencia de pacientes se incremente», explicó Ángel Baeza, director gerente del hospital y su área de salud. Según los datos facilitados por Asistencia Sanitaria, el domingo 31 se batieron récords, con 350 niños atendidos, cuando la media es «de unos 200». Ese día, las Urgencias todavía no contaban con el refuerzo de un pediatra, que llegó el lunes día 1. La gerencia del hospital subraya que los diez 'boxes' de Observación de que dispone el servicio ya están habilitados (hasta ahora solo había 5 en uso).

Mientras, permanece cerrada, de momento, la cuarta planta del Infantil, aunque hay ya 20 camas preparadas «para cuando sea necesario», subrayó Roque Martínez, director general de Asistencia Sanitaria. «En el caso de las Urgencias pediátricas, el problema no lo tenemos en los ingresos sino en la alta afluencia de pacientes», aclaró.

«Un servicio para 700.000»

Ahora Murcia se sumó ayer a las críticas de la Asociación de Usuarios de la Sanidad, y denunció que es «especialmente sangrante» la saturación en las Urgencias pediátricas, ya que «entre los tres hospitales del municipio, que abarcan tres áreas sanitarias y 700.000 personas, solo un hospital, La Arrixaca, cuenta con este crucial servicio». Para Ahora Murcia, los colapsos demuestran que la situación es «insostenible».

Por lo que respecta a las UCI, la situación ha mejorado en relación al lunes, según los datos del SMS. A primera hora de la tarde de ayer, las unidades de cuidados intensivos de los hospitales públicos de la Región contaban con nueve plazas libres en total. No fue necesario trasladar a ningún paciente crítico de un hospital a otro, como sí ocurrió el día 1, cuando un enfermo fue derivado desde el Reina Sofía al Santa Lucía. La medida obedece a los protocolos establecidos, pero no es habitual.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos