Negocian la pena a imponer al sospechoso de abusar de sus camareras

EFEMURCIA

La Audiencia Provincial de Murcia decidió ayer suspender el juicio que se iba a iniciar contra un empresario acusado de delitos relativos a la prostitución, corrupción de menores y contra los derechos de los trabajadores. La decisión de aplazar el arranque de la vista oral está motivada por la posibilidad de que se alcance un acuerdo de conformidad sobre la pena a imponer entre la fiscal y la defensa.

Fuentes judiciales indicaron que la decisión fue tomada ante la posibilidad cierta de que se alcance ese acuerdo, que evitaría el desarrollo de la vista oral.

El acusado es Pedro G.S., para quien la Fiscalía reclama un total de diez años de prisión, multa y cuatro años de libertad vigilada por los citados delitos y por otro contra la integridad moral.

Las conclusiones provisionales de la acusación estatal señalan que el empresario, presuntamente, contrató a varias mujeres, algunas de ellas, menores de edad, para que ejercieran la prostitución en los dos locales que explotaba, ubicados en Murcia. Supuestamente les indicaba cómo debían comportarse con los clientes para hacer atractivos sus servicios, además de aconsejarles, en apariencia, que si aparecía la Policía salieran de la barra y se mezclaran con la clientela.

A varias de esas chicas las habría coaccionado presuntamente para que mantuvieran con él relaciones sexuales, aprovechándose de su situación de necesidad. Entre las afectadas habrían varias menores de edad.

El juicio ha sido aplazado hasta julio, que será cuando se compruebe si existe conformidad o hay que celebrar la vista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos