«Las murcianas podrán pronto meter el hombro en cualquier trono»

Ana Belén Lozano. / Nacho García / AGM
Ana Belén Lozano. / Nacho García / AGM

Ana Belén Lozano Cabo de andas del nuevo paso de la Cofradía de la Salud

Antonio Botías
ANTONIO BOTÍASMurcia

La procesión del Cristo de Salud que recorre Murcia en la noche del Martes Santo incorporará este año un nuevo paso que, de forma automática, hará entrar a la institución en la historia nazarena de la ciudad como la cofradía que por vez primera saca un trono llevado solo por mujeres. Con el nombre de 'María, consuelo de los afligidos', es una obra del escultor Francisco Javier López del Espino. Ana Belén Lozano, la futura cabo de andas, anuncia estos días una campaña de 'crowdfunding' (micromecenazgo) que les permita recaudar fondos e impulsar su proyecto.

-¿Cómo surgió la idea de sacar este nuevo paso?

-Una noche, en una conversación, fue un comentario espontáneo al que en un principio no se le dio importancia, pero que desde luego encendió la llama. Y pensamos en proponerlo a la Junta de la Cofradía para ver la aceptación que tenía. Tengo que decir que la idea de crear el primer trono femenino en nuestra Semana Santa tuvo muy buena acogida y se aprobó la idea sin ningún voto en contra.

-¿Por qué eligieron ustedes esa advocación y no otra?

-En ningún momento hizo falta pensar qué advocación íbamos a elegir, ya que la escena representa el consuelo de una imagen a la otra, concretamente de la Virgen a María Magdalena. Desde el día que se presentó el proyecto siempre se habló del consuelo.

-¿Cómo valora la trayectoria artística del escultor?

-Lo conocí por una Virgen que tiene en Conil, la de la Salud, que me enamoró. A raíz de verla, busqué a su autor. Creo que es un imaginero fantástico, sin desmerecer a los que tenemos en Murcia.

-Buenos escultores tenemos también por aquí, claro...

-¡Desde luego! En ningún momento salimos a buscar escultor fuera porque los que hay en Murcia trabajen peor. ¡Ni mucho menos! Tengo un gran respecto por el trabajo de cada uno de ellos.

-¿Cómo lleva en estos momentos la obra? ¿Marcha a buen ritmo?

-Tanto las imágenes como el trono están en pleno proceso de tallado. En unos días vamos a Lucena varios componentes de la junta de gobierno de la Cofradía y del trono para ver exactamente en qué punto se encuentran. Pero en principio va todo según teníamos planificado.

-¿Sobre qué trono desfilará por las calles de Murcia?

-Hemos tenido que hacer uno nuevo. En este caso, también nos hemos ido a Lucena para realizarlo. Nos llegó el contacto de Juan, un tallista amigo de Javier. Nos enseñaron trabajos y tallas de él y nos gustó mucho la idea. No será nada recargado, pero desde luego no será como los tronos a los que estamos acostumbrados.

-¿Cómo ha sido la acogida del proyecto en la Salud?

-El proyecto fue aprobado sin ningún voto en contra. Conforme vamos ampliando el abanico, a nuestra cofradía y otras esferas, hay opiniones para todos los gustos. Hay gente que no ve bien esta iniciativa, pero cuando decidimos sacar este proyecto contábamos ya con ello. No pretendemos ser más que nadie. Simplemente hemos creado un trono femenino porque no existe ninguno en nuestra Semana Santa. Así que la del 2018 pasará a la historia.

-Inician una campaña, ¿cómo está la situación del paso?

-La campaña se ha creado con la finalidad de dar a conocer el 'crowdfunding' que vamos a realizar este mes. Las aportaciones van desde 5 euros hasta la compra de un puesto en el trono. Por este motivo empezamos hace un mes la difusión de mensajes y vídeos. Esperamos obtener el suficiente apoyo para nuestro objetivo.

-¿Cree que es necesaria una mayor presencia de mujeres en la Semana Santa murciana?

-La figura de la mujer en la Semana Santa ha evolucionado mucho y, poco a poco, cada vez estamos más presentes, pero aún tenemos camino por andar hasta conseguir la completa integración. Estoy segura de que conseguiremos abrir camino y participar en cualquier trono, tanto como estante como cabo de andas. Conozco muchísimos casos en los que el puesto hereditario se pierde después de varias generaciones en una familia porque el sucesor es una mujer. Creo, sinceramente, que está fuera de lugar que esto siga sucediendo. No se puede vetar el acceso a un puesto a alguien por el hecho de ser mujer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos