Murcia es la tercera región con peores servicios sociales de toda España

Actividades en un centro de día para enfermos de Alzheimer. /Nacho García / AGM
Actividades en un centro de día para enfermos de Alzheimer. / Nacho García / AGM

La comunidad mejora en Dependencia, pero mantiene el déficit de plazas en centros de día y residencias

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRAMurcia

La Región sigue a la cola de España en servicios sociales, según el último informe elaborado por la asociación que agrupa a los profesionales del sector. Murcia saca, en concreto, una puntuación de 3,40 sobre diez en el Índice de Desarrollo de Servicios Sociales (DEC), y aunque mejora en 1,05 puntos con respecto al año pasado, se sitúa como la tercera comunidad con peores prestaciones, solo por delante de Valencia (2,05) y Canarias (3,3). Un panorama que contrasta con las regiones del norte de España: País Vasco obtiene un 7,75, Castilla y León un 7,50 y Navarra un 7,40.

La Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, que ha elaborado el informe, lamenta que Murcia siga «sin una Ley de Servicios Sociales que garantice derechos en esta materia, ni catálogo que concrete estos derechos». Carece, asimismo, «de instrumentos de planificación y ordenación del sector». La Consejería de Familia e Igualdad está tramitando ya esta ley a instancias de la Asamblea Regional, pero de momento no es más que un mero borrador de anteproyecto.

Algunos datos

3,40
es la nota que obtienen los servicios sociales de la Región, frente al 5,08 de nota media en España
262,39
euros fue el gasto social por habitante en la Región en 2016, una cifra muy por debajo de los 339,69 euros de gasto medio por habitante en España.

El índice DEC recoge datos a cierre de 2016. Murcia sube ligeramente su nota gracias a la mejora en el sistema de la Dependencia, con una destacada reducción de la lista de espera. Si en 2015 el 22,3% de los solicitantes aguardaban todavía las ayudas y prestaciones a las que tenían derecho, a finales de 2016 el porcentaje se quedó en el 14,7%, ya por debajo de la media nacional. Sin embargo, la Región sigue con niveles de inversión pública no solo inferiores a la media nacional, sino también a los años previos a los recortes. Así, el gasto social por habitante fue en 2016, en Murcia, de 262,39 euros, cuando en 2011 ascendió a 267,87. La media estatal se sitúa muy por encima, en 339,69 euros. La Comunidad y los ayuntamientos destinaron el año pasado a este capítulo el equivalente al 1,35% del PIB regional, un porcentaje de nuevo inferior al de 2011.

En cuanto a los servicios, Murcia cuenta con 1,44 plazas residenciales por cada cien personas mayores de 65 años, cuando la media estatal es de 2,46. En centros de día, la cobertura es de 0,89 plazas por cada cien personas mayores frente a 1,5 de media en España. Murcia también está muy por debajo del promedio en ayuda a domicilio: este servicio apenas llega al 1,6% de los mayores de 65 años, cuando en el conjunto de España cubre al 3,8%. Lo mismo ocurre con la teleasistencia, una prestación que alcanza a 4,97 de cada cien potenciales beneficiarios (8,89 de cada cien en España). Asimismo, Murcia es deficitaria, en comparación con la media, en plazas residenciales y de estancias diurnas para personas con discapacidad.

Baja cobertura de renta básica

La Región se ve penalizada porque en 2016 todavía seguía siendo la comunidad autónoma con la renta básica de menor cuantía de España, algo que se ha solventado con la aprobación de un decreto en 2017. La mejora será clara en el próximo informe, pero queda por ver si, además de aumentar la cuantía de la ayuda, se incrementa el número de beneficiarios. Porque el año pasado, Murcia seguía por debajo de la media también en este indicador. En concreto, la renta básica solo llegaba al 3,2% de la población de la Región que se encuentra bajo el umbral de la pobreza, cuando en el conjunto del país cubre al 8,7% de quienes se hallan en esta situación.

Los autores del informe instan a la Comunidad a «recuperar e incrementar el gasto en servicios sociales». Las administraciones murcianas (Consejería y ayuntamientos) «deben ser conscientes del considerable retraso que tienen en su inversión en servicios sociales en relación con la media estatal, a pesar del incremento presupuestario registrado en los últimos dos años», advierten.

La directora gerente del IMAS, Verónica López, subrayó ayer que el informe recoge indicadores de 2016 que «han mejorado notablemente» en 2017. «En renta básica de inserción hemos pasado de un gasto de 12,4 millones de euros en 2016 a 14,1 en 2017, en tan solo seis meses desde la entrada en vigor del nuevo reglamento sobre las ayudas», aseguró. Este año también «mejoramos en Dependencia», porque «ya no hay lista de espera».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos