Murcia es una de las regiones con menor presupuesto sanitario por habitante

Manuel Villegas, consejero de Salud. /J. M. Rodríguez/ AGM
Manuel Villegas, consejero de Salud. / J. M. Rodríguez/ AGM

Las cuentas de la Comunidad destinan 1.239 euros per cápita a sanidad, frente a los 1.403 de media nacional

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRAMurcia

Murcia es la cuarta comunidad que menos presupuesto per cápita destinará en 2018 al sistema sanitario, según un informe de la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública (Fadsp) hecho público ayer. De acuerdo a esta estadística, la Consejería de Salud desembolsará este año 1.239,55 euros por habitante, frente a los 1.403 euros de media en España. Solo Andalucía (1.166,39), Cataluña (1.192,83) y Madrid (1.214,97) se sitúan por debajo. Las cifras contrastan con los más de 1.650 euros per cápita de presupuesto en País Vasco y Navarra.

Con todo, y pese a mantenerse en el grupo de las regiones con menor presupuesto, la inversión prevista para 2018 aumenta en Murcia en 30,38 euros por habitante. La cifra se mantiene, sin embargo, todavía 94,7 euros por debajo de lo presupuestado en 2010, cuando empezaron los recortes presupuestarios.

En todo caso, estas cifras se refieren a presupuesto y no a gasto sanitario real, un indicador en el que la Región sí supera la media. En 2015, ese gasto fue de 1.475 euros per cápita, mientras en España el desembolso fue de 1.310 euros, de promedio. Esta llamativa diferencia entre el presupuesto y el gasto real es el origen de la abultada deuda y del déficit estructural del Servicio Murciano de Salud, y refleja los problemas de financiación del sistema.

El gasto real es sin embargo superior, lo que refleja el problema de financiación

Para la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública, los presupuestos sanitarios de 2018 en el conjunto de las comunidades autónomas reflejan un aumento generalizado, «pero muy variable», de manera que solo once han superado los valores de 2010, mientras el resto, entre ellas Murcia, continúa con niveles de inversión inferiores a los registrados en la época anterior a los recortes.

Se evidencia, también, «que se mantiene una gran diferencia entre los presupuestos por habitante y año de cada comunidad», que resulta «no justificada y lesiva para la cohesión y equidad territorial». La Fadsp pone el dedo en la llaga al señalar que este problema está detrás del «retraso en la negociación sobre financiación».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos