Toda la munición antitrasvasista

Trasvase Tajo-Segura a su paso por Campos del Río. / Guillermo Carrión/ AMG

Cinco grupos ecologistas se movilizan contra el acueducto Tajo-Segura. En una inusual ofensiva, aprovechan la cesión de derechos para sembrar de dudas la legalidad de esta operación y atacar de nuevo al Trasvase

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

El último intercambio de agua entre comunidades de regantes de Madrid y de Murcia, autorizado por el Ministerio de Agricultura al amparo de la ley, ha provocado una ofensiva inusual de las organizaciones ecologistas en combinación con Unidos Podemos. A lo largo de esta semana han sembrado de dudas la legalidad de esta cesión de derechos entre particulares con varias interpelaciones al Ministerio de Agricultura. Las organizaciones ambientales lo consideran un trasvase encubierto -al igual que el Gobierno de Castilla-La Mancha- a costa de las pobres reservas de la cabecera del Tajo, por debajo del 10% de la capacidad total. La insólita movilización de estos días -a distintos niveles- hace pensar en otra campaña contra el acueducto Tajo-Segura.

La insistente consigna de que se trata de un trasvase, cuando no lo es; el desplome de las reservas en la cabecera del Tajo y el cese del presidente de aquella Confederación justo en este momento, han dado munición a los detractores del acueducto. La realidad es que se han enviado 1,9 hectómetros -fue el pasado fin de semana- y quedan pendientes otros 6. Las protestas y presiones de estos días, acompañadas de fotografías de los embalses de Entrepeñas y Buendía bajo mínimos, pueden hacer peligrar que la cuenca del Segura reciba el resto del caudal autorizado.

Los usuarios confían en que el Ministerio mantenga su decisión ajustada a la ley sobre una operación que no es un trasvase, sino el intercambio de unos caudales previamente asignados mediante concesión a los regantes de Estremera y La Poveda, en la provincia de Madrid. Esta cesión tiene un régimen administrativo distinto al de los trasvases.

El Ministerio envió 1,9 hectómetros, y las crecientes protestas tratan de impedir que llegue el resto del agua

Explicaciones al Ministerio

Las cinco organizaciones ambientales estatales (Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF España), a través de los vocales designados en el Consejo Nacional del Agua para la defensa de los intereses ambientales, han pedido al Ministerio de Agricultura que les remitan «de forma urgente» toda la documentación necesaria «que certifique que no se ha llevado a cabo un incumplimiento de la ley, del principio de precaución y un deterioro acumulado de los ecosistemas acuáticos del Tajo», informas Europa Press

Las entidades consideran que este nuevo episodio pone de manifiesto que, una vez más, «lejos de solucionar la problemática que rodea el trasvase Tajo-Segura, las reformas legislativas y la complejidad jurídica que han envuelto a la explotación de este trasvase, acarrean conflictos sociales, ambientales, jurídicos y políticos insostenibles».

Las organizaciones ecologistas denuncian que lo que consideran un trasvase encubierto se ha producido «en un momento en que la cabecera del Tajo se encuentra en situación de extrema emergencia, con los embalses de cabecera, Entrepeñas y Buendía, 134 hectómetros cúbicos por debajo del mínimo permitido para trasvasar y con la declaración del nivel cuatro debido a sus existencias de recurso». «Bajo esta situación, y conforme a las reglas de explotación establecidas, no es posible trasvasar agua, un hecho que afecta de igual manera a las cesiones de derechos. La decisión del Ejecutivo abandona por completo el cumplimiento de la normativa europea y la protección de los ecosistemas acuáticos de la cuenca del Tajo», insisten.

Arroyo: «Estamos en alerta»

La portavoz del Gobierno regional, Noelia Arroyo, recordó que la Región está en situación de «alerta» por la extrema sequía, y pidió «responsabilidad» para hacer un uso «eficiente y moderado» del agua en «cualquier práctica habitual en el día a día de cualquier ciudadano». Arroyo señaló que la Comunidad está «sufriendo las consecuencias del tercer año consecutivo de extrema sequía» y se encuentra en situación de «emergencia». A este respecto, señaló que «si hay algo que caracteriza a los agricultores, regantes y al sector relacionado con la agricultura en la Región es la modernización de sus regadíos, el buen uso del agua, la reutilización y lo concienciados que están siempre con el uso del agua».

Por su parte, el alcalde de Guadalajara, Antonio Román, mostró su «total preocupación» por la situación de sequía y la posibilidad de que la Mancomunidad de Aguas del Sorbe (MAS), en la que se incluye la ciudad, pueda entrar en alerta. Román mostró su «absoluta repulsa al último trasvase, «lo haga quien lo haga».

Fotos

Vídeos