La mujer tiroteada por 'El Espinete' busca evitar que vea a sus hijos en la prisión

Luis Miguel A. M., ayer, sonriendo durante su traslado./Javi Carrión
Luis Miguel A. M., ayer, sonriendo durante su traslado. / Javi Carrión

El presunto homicida frustrado fue trasladado ayer al juzgado para alegar sobre las visitas y la pensión que debe pagar por sus pequeños

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

Con una amplia sonrisa dibujada en el rostro y haciendo con los pulgares de ambas manos el gesto de que todo va bien. De tal guisa llegó ayer al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Molina de Segura Luis Miguel A.M., alias 'El Espinete', el vecino de Las Torres de Cotillas acusado de herir de extrema gravedad a su excompañera, el pasado febrero, con dos disparos de escopeta.

La comparecencia del sospechoso ante la juez respondía a la necesidad de que pudiera alegar respecto de la situación en la que van a quedar los dos hijos de la pareja, de ocho y nueve años de edad, cuya guarda y custodia fue atribuida de forma provisional a los abuelos maternos, nada más ocurrir el suceso, ante la posibilidad de que la mujer no llegara a sobrevivir a sus heridas o de que la recuperación se prolongara durante largos meses. Felizmente no fue así y ahora, una vez que la víctima está en condiciones de asumir los cuidados de sus pequeños, el juzgado debe dictar unas medidas urgentes, que estarán vigentes por un periodo de treinta días. Después tendrá que ser el Juzgado de Familia el que asuma las decisiones definitivas.

Mariano Bó, abogado de la mujer tiroteada, reclamó para su cliente la guarda y custodia de los dos menores de edad y -según señalaron fuentes cercanas al proceso- puso especial empeño a la hora de oponerse a que los niños puedan visitar a 'El Espinete' en prisión. El letrado no solo recordó los hechos gravísimos de los que viene siendo acusado el padre de los pequeños, sino que, además, resaltó los perjuicios que para su desarrollo se pueden derivar de tener que acudir a prisión para cumplir un régimen de visitas.

El presunto maltratador, sin embargo, insistió en que quería verlos de manera periódica y, respecto del posible pago de una pensión por alimentos, afirmó que no dispone de dinero alguno con el que satisfacer esa obligación. En este punto, el letrado Bó reclamó la imposición de una pensión de 100 euros mensuales por cada menor de edad y solicitó de la juez el embargo de las cantidades que, por cualquier concepto, se le puedan abonar a Luis Miguel A.M. en el centro penitenciario.

Una cuestión delicada fue la referida a si los padres del acusado, esto es, los abuelos paternos de los dos niños, podían visitarles cada cierto tiempo. Y teniendo en cuenta que ambos no tienen culpa alguno de los presuntos hechos cometidos por 'El Espinete' se acordó entre todas las partes, por razones humanitarias, que puedan disfrutar del contacto con sus nietos cada quince días.

Después de haber escuchado los argumentos del fiscal y de los letrados de la defensa y la acusación particular, será ahora la titular del juzgado quien en una resolución fije las medidas concretas que se deben adoptar respecto de ambos niños.

Una supuesta emboscada

El pasado 25 de febrero, Luis Miguel A.M., de 33 años de edad, citó a las afueras de Las Torres de Cotillas a su exmujer, de 26 años, con la aparente voluntad de hablar de la pensión de manutención de los dos hijos de la pareja.

Cuando su antigua compañera llegó en un coche, 'El Espinete' le disparó presuntamente en dos ocasiones con una escopeta, causándole gravísimas heridas en el abdomen. Pese a ello, la víctima consiguió arrancar y conducir durante unos cientos de metros, hasta localizar una patrulla policial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos