Motín en un autobús con destino a Murcia

Los pasajeros esperan en el lugar donde el autobús se detuvo. Al fondo, un agente desciende del vehículo tras practicarle la prueba de alcoholemia al conductor./LA VERDAD
Los pasajeros esperan en el lugar donde el autobús se detuvo. Al fondo, un agente desciende del vehículo tras practicarle la prueba de alcoholemia al conductor. / LA VERDAD

Los pasajeros denunciaron a la Policía y a la Guardia Civil los constantes «bandazos» y «frenazos» del conductor, que dio positivo en un control de alcoholemia

Manuel Madrid
MANUEL MADRIDMurcia

Un autobús fletado por la compañía Alsa con destino Murcia, La Manga y Mazarrón ha estado varias horas retenido en Villarejo de Salvanés, a unos 45 kilómetros de Madrid, de donde partió a las 17.30 horas. Los pasajeros detectaron que el conductor no iba en buenas condiciones, porque el vehículo daba «bandazos y frenazos repetidamente», provocando la queja de otros vehículos en la autovía, por lo que varios viajeros se pusieron en contacto con la empresa y telefonearon a la Policía y a la Guardia Civil para informar sobre la situación al temer un accidente. Finalmente, tras la presión del pasaje, el conductor accedió a dejar la autovía y se detuvo en un polígono industrial, donde se apearon todos los viajeros, incluido un bebé.

La Guardia Civil de Tráfico practicó un control de alcoholemia al conductor, que resultó positivo, según indicaron los agentes a los afectados. Los viajeros que contactaron con 'La Verdad' indican que la situación vivida ha sido «tercermundista» y «bochornosa», ya que en un primer momento aseguran que la compañía dudó de la veracidad del relato y de las imprudencias al volante del conductor.

Además, denuncian que han tenido que estar con más de 40 grados en una zona sin servicios y sin agua, y se han movilizado para exigir daños y perjuicios y la devolución del importe. Sobre las 20.20 horas han reanudado el viaje a Murcia con un conductor diferente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos