El plan municipal contra el absentismo se amplía al ciclo de Educación Primaria

El programa de lucha para evitar el abandono de las aulas refuerza la prevención con más campañas y cursos

Juan Luis Vivas
JUAN LUIS VIVAS

La Concejalía de Educación de Molina de Segura ha asumido por completo la gestión del Plan Municipal de Absentismo y Abandono Escolar con el fin de mejorar su coordinación, según informó la concejal del área, Fuensanta Martínez. Aunque la principal novedad es que el programa va a ampliar el campo de actuación a Educación Primaria, no solo en protocolos de intervención, sino también en aspectos preventivos, ya que es en esta etapa donde se fijan los principios de la escolaridad obligatoria.

Hasta el momento solo había un personal técnico de servicio a la comunidad, mientras que ahora se pretende fortalecer este trabajo con más medidas de prevención. Además, antes el área de Educación gestionaba la parte teórica del plan, mientras que la Concejalía de Bienestar Social se encargaba de la parte práctica. Una situación que cambia, ya que el Consistorio centraliza los recursos, iniciativas y actuaciones.

Con el cambio introducido también se potencia uno de los ejes básicos del plan, la prevención que, según Martínez, «es un aspecto que estaba más desatendido», tal y como se indicó en la última reunión mantenida con los centros educativos sostenidos con fondos públicos que imparten Secundaria para presentar al equipo de trabajo. Por ello, en esta nueva etapa del programa de absentismo se pretende priorizar el área de prevención, con actuaciones como campañas de sensibilización, cursos de formación y jornadas de trabajo con profesionales de la educación.

«El objetivo es incidir en la detección precoz de situaciones de vulnerabilidad y en la participación de las familias, y colaborar en la mejora de la inclusión educativa», indica la edil, que añadió cómo este año se sigue contando con el recurso del aula ocupacional, adscrita durante el curso 2017-2018 en el IES Francisco de Goya, y ubicada en dependencias municipales en el polígono La Serreta. «Este aula, destinada a un máximo de doce alumnos, donde se hace un trabajo más manual y visual que en un centro educativo», aduce Martínez.

Eso sí, lamenta que no haya datos específicos del absentismo en el municipio, «pese a que lo hemos solicitado». No obstante, la cifra de abandono escolar temprano en la Región supera el 25%, con lo que agranda aún más la brecha con España, según datos de este mismo año. En concreto, el 26,5% de los jóvenes de entre 18 y 24 años, la segunda tasa más alta del país, no estudian nada y solo han completado la educación Secundaria. En cuanto a los recursos y tareas concretas, se mantienen iniciativas y programas y se amplían los recursos personales destinados a tareas de: información, sensibilización y orientación educativa, en las que se incluyen herramientas de recogida de datos que permitan conocer mejor la situación de jóvenes del municipio que quieren seguir formándose.

«En definitiva, todas las actuaciones están encaminadas a la mejora del éxito escolar y de la oferta formativa y educativa del alumnado de Molina de Segura, así como de la prevención del abandono escolar temprano», explica Martínez Jiménez.

Inversiones

Por otro lado, la concejal socialista se mostró «muy contenta» con el resultado de las votaciones de los presupuestos participativos, ya que los ciudadanos han elegido varios proyectos en el ámbito educativo. Exactamente, destacó una inversión de 170.000 euros para la mejora de los colegios del municipio, sin olvidar otros 50.000 euros destinados a financiar un programa contra el acoso escolar y 40.000 euros para dotar de libros a las bibliotecas escolares.

Fotos

Vídeos