Los parques con más de 1.500 metros de superficie reservarán espacio para los perros

F. Manzanera / AGM

Juan Luis Vivas
JUAN LUIS VIVAS

Todos los parques de Molina de Segura que tengan una superficie mayor de 1.500 metros deberán reservar un 10% a zonas acondicionadas para perros. Las concejalías de Salud y Parques y Jardines trabajan conjuntamente en la puesta en marcha de un proyecto para habilitar en distintos barrios y pedanías varios parques de ocio para perros. Esta iniciativa ha surgido al amparo de la nueva ordenanza para la tenencia, protección y bienestar de animales.

«Se habilitarán zonas de esparcimiento con una superficie de unos 150 metros, distintas a los tradicionales pipicán, que están considerados como aseos públicos para los canes», precisa Esther Sánchez, concejal de Salud. «En los nuevos parques se reservarán zonas para los animales más grandes, otras para los más pequeños, todo ello dentro de condiciones técnicas y medioambientales».

Fuensanta Martínez, concejal reponsable de Jardines, advierte de que «la puesta en funcionamiento de los nuevos parques no dará vía libre a los dueños de perros para que dejen sus deposiciones en cualquier lugar». Sea dentro o fuera de los parques, los propietarios estarán obligados a recoger las heces de sus mascotas, ya que la ordenanza contempla multas de hasta 750 euros por las deposiciones en la vía pública. «No existe un afán recaudatorio», asegura la edil.

Fotos

Vídeos