El nuevo jefe de la Policía Nacional se marca como reto reducir los robos en domicilios

Pedro Arbizu Bonel toma posesión de su cargo, ayer./J. L. V.
Pedro Arbizu Bonel toma posesión de su cargo, ayer. / J. L. V.
Molina de Segura

La alcaldesa avanza que pedirá «más recursos» al Ministerio del Interior para la Comisaría

Juan Luis Vivas
JUAN LUIS VIVAS

Pedro Arbizu Bonel tomó posesión ayer como nuevo inspector jefe de la Comisaría Local de Molina de Segura, durante un acto celebrado en las dependencias policiales al que asistieron el delegado del Gobierno, Francisco Bernabé, y la alcaldesa, Esther Clavero, junto a otras autoridades políticas y policiales. Arbizu, que lleva en el Cuerpo desde 1979 y ha sido condecorado con diversos distintivos policiales, indicó en su discurso de toma de posesión que uno de los retos principales a los que se enfrentará será frenar los robos en domicilios en el término municipal que, al ser muy extenso, dificulta la labor policial.

Arbizu remarcó que el índice de delincuencia en Molina está por debajo de la media, pero sí admitió que están «preocupados» con los robos que se producen en zonas diseminadas del término, como urbanizaciones, pedanías del campo y de la huerta. Durante su discurso, el nuevo inspector jefe también tuvo palabras para su antecesor en el cargo, Antonio Sánchez Bernabé: «Ha dejado el listón muy alto, pero los retos están para superarlos».

Por su parte, la alcaldesa afirmó que el Ayuntamiento seguirá colaborando para mejorar la coordinación de la Policía Local y la Policía Nacional. «Se trata de garantizar la seguridad de los ciudadanos», indicó. Para ello, Clavero avanzó que reivindicará a la Delegación del Gobierno y al Ministerio de Interior «más recursos» para la Comisaría de Molina de Segura.

El delegado del Gobierno, Francisco Bernabé, felicitó al nuevo jefe de la Comisaría molinense y valoró positivamente el nivel de seguridad existente en la Región, destacando la eficacia de la Policía Nacional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos