Una nueva parada con cinco plazas acoge ya a los taxistas en la avenida de Madrid

Los profesionales del sector califican de «acertada» esta medida experimental, que no supondrá eliminar el servicio en la calle Mayor

Juan Luis Vivas
JUAN LUIS VIVAS

De manera experimental y durante un mes, los taxistas de Molina de Segura se desdoblarán en dos paradas, la habitual ubicada en la calle Mayor y una nueva situada en la avenida de Madrid, cerca de la Casa Consistorial y del cuartel de la Guardia Civil. La propuesta surge de los propios profesionales del sector, que vienen demandando desde hace años un traslado porque consideran que el centro neurálgico de la ciudad se ha ido aproximando cada vez más al entorno del Ayuntamiento y de la citada avenida.

En realidad, la nueva parada tiene dos ubicaciones, una de ellas habilitada para tres vehículos a la altura del número 12 de la avenida de

Madrid, justo donde está la compañía de seguros Mapfre, mientras que la otra, con capacidad para dos taxis, está situada a la altura del número 3, en la puerta del establecimiento de confección Reche.

El concejal de Movilidad, Antonio López, aclara que esta nueva parada no representa, en modo alguno, la desaparición de la que está actualmente en la calle Mayor, donde estacionan ocho vehículos hasta completar las trece licencias concedidas en la localidad. El edil apuntad que la medida servirá, además, para crear una zona de carga y descarga en el espacio que queda libre, pudiendo ser utilizada por el supermercado que ocupa las antiguas instalaciones del cine Consu, así como por otros comercios de la zona.

Juan José Salcedo, portavoz de los taxistas molinenses, califica de «acertada» esta actuación porque beneficiará tanto al sector como a los ciudadanos, al considerar que «contarán con un servicio más céntrico». Cuando concluya el periodo de prueba, se valorará la experiencia por parte de Ayuntamiento y los profesionales del sector. Estos tienen claro que el traslado sería beneficioso porque estarían más cerca de determinados servicios, como el hospital, las dependencias policiales o la estación de autobuses.

No obstante, existen vecinos, como los del barrio de San Roque, que consideran perjudicial el cambio porque les alejaría de la parada.

Sin embargo, en un futuro a largo plazo podrían ser los beneficiarios del traslado de la estación de autobuses, ya que una de las opciones barajadas para su nueva ubicación es el barrio de San Roque, según se indicó durante la presentación del primer diagnóstico del Plan de Movilidad Urbana Sostenible.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos