El municipio emprende una campaña con el objetivo de lograr los 75.000 habitantes

Solo faltan 889 vecinos en el padrón para alcanzar el estatus de gran ciudad y optar a más financiación del Estado y nuevas competencias específicas

Juan Luis Vivas
JUAN LUIS VIVASMolina de Segura

Molina de Segura quiere ser gran ciudad y el Ayuntamiento se ha puesto manos a la obra para alcanzar los 75.000 habitantes «lo antes posible», según remarca la alcaldesa, Esther Clavero. Conseguir esa cifra no es un tema baladí porque, con 75.000 habitantes, se podrá reivindicar ante otras administraciones aquello que le corresponde como gran ciudad, lo que se traduce en más financiación.

En concreto, permitirá al municipio obtener un porcentaje de los impuestos estatales recaudados en la ciudad, como el IVA, el IRPF o los impuestos especiales que gravan el alcohol, el tabaco o los hidrocarburos. Ello revertiría directamente en los ciudadanos, «ya que podremos ofrecer más y mejores servicios», indicó el edil de Hacienda, José de Haro.

El concejal estima que al menos un millón de ingresos más se obtendrán al conseguir la cesión de determinados porcentajes de los rendimientos que no hayan sido objeto de cesión a las comunidades autónomas. Por un lado, obtendría el 2,13% de la cuota líquida estatal del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. También sumaría el 2,32% de la recaudación líquida por el Impuesto sobre el Valor Añadido imputable a cada municipio. Y otro 2,92% de la recaudación líquida imputable a cada municipio por los Impuestos Especiales sobre la Cerveza, sobre el Vino y Bebidas Fermentadas, sobre Productos Intermedios, sobre Alcohol y Bebidas Derivadas, sobre Hidrocarburos y sobre Labores de Tabaco.

«Hasta la fecha hemos estado en tierra de nadie», remarca Clavero

Molina está muy cerca de lograrlo. «Faltan poco más de ochocientos habitantes», precisó la alcaldesa, ya que en la actualidad hay 74.111 habitantes inscritos en el padrón municipal. Por todo ello el Ayuntamiento ha puesto en marcha una campaña de empadronamiento, sobre todo orientada a los residentes de urbanizaciones, ya que en estas zonas existe un mayor porcentaje de vecinos sin darse de alta en el padrón. Clavero admitió que «hasta la fecha ha podido haber algunos inconvenientes que han hecho que estén empadronados en otros lugares y por ello hemos puesto servicios nuevos para que los vecinos de las urbanizaciones tengan las facilidades que nos demandaban».

Oficina de Altorreal

Uno de los nuevos servicios a los que hace referencia la regidora molinense es la oficina de descentralización de Altorreal, donde ayer se presentó la campaña de empadronamiento, o las nuevas líneas de autobús para conectar el casco urbano con las urbanizaciones.

La conquista de los 75.000 habitantes redundaría en mayores recursos procedentes de otras administraciones públicas, destinados principalmente a educación, sanidad, transporte y servicios sociales. «Es cierto que hasta la fecha hemos estado en tierra de nadie, sin ser un pequeño municipio ni un gran ciudad, pero ya toca que ya pasemos a serlo», afirmó Clavero.

Recordó que la designación de Gran Ciudad no solo provocaría un aumento en las inversiones generales del municipio. El hecho de empadronarse conlleva, para los vecinos, bonificaciones en las ordenanzas fiscales y reducciones en las tasas por el uso de las instalaciones deportivas, inscripciones en cursos y talleres de cultura y en otros servicios municipales.

De la misma forma, el hecho de que las cifras oficiales de empadronados se ajusten lo máximo posible al número real de residentes permite una planificación más ajustada para ofrecer servicios públicos.

Además, hay una segunda vertiente jurídica para el Ayuntamiento. En aplicación de la Ley 7/85 de Bases de Régimen Local, se incorporarían nuevas competencias y atribuciones a la alcaldesa, al Pleno, a la junta de gobierno local y se introducirían otros cambios en la estructura de órganos tributarios, incluida la necesaria existencia de distritos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos