Mujeres, jubilados y regantes costean el equipo para tener luz en las antiguas escuelas de El Fenazar

Juan Luis Vivas
JUAN LUIS VIVAS

Las asociaciones de la pedanía de El Fenazar que utilizan las instalaciones de las antiguas escuelas están pagando de su bolsillo un grupo electrógeno para poder disponer de energía para la labor que desarrollan a diario. Desde que Iberdrola cambió el contador, no existe potencia suficiente para suministrar energía eléctrica para estos colectivos. La portavoz popular, Sonia Carrillo, denuncia que «no se puede gobernar de espaldas a la ciudadanía».

El PP trasladó este problema hace un mes a la regidora socialista de Molina, Esther Clavero, y Carrillo denunció que desde la alcaldía están «haciendo oídos sordos». La falta de suministro eléctrico afecta a diario a la Asociación de Mujeres, la de Mayores y las comunidades de regantes de Campotéjar y los Dones.

Solo 1.000 vatios

La instalación eléctrica de dicha escuela está obsoleta y cuenta con una potencia contratada de mil vatios. Desde que Iberdrola instaló un contador inteligente, la luz salta con tan solo encender el aire acondicionado. «Es insostenible e inaudito que se echen balones fuera y que no se actúe con responsabilidad», lamentó la portavoz popular.

La concejal de Vía Pública y Servicios, Fuensanta Martínez, achacó los problemas de suministro a la anterior Corporación municipal, que lideraba el PP. «Las deficiencias que estamos encontrando en muchos edificios municipales es porque la falta de mantenimiento es tremenda, algo que ellos saben mejor que nadie», defendió. «Lo sorprendente es que sea el PP el que haga estas afirmaciones». La edil subrayó que los técnicos municipales están informados del problema y se ha dado orden para buscar soluciones. «Necesita de una intervención más a fondo porque no se trata sólo de aumentar la potencia, sino de cambiar toda la instalación».

Fotos

Vídeos