«Nuestro mayor miedo es que Petra no aparezca nunca»

Efectivos de Protección Civil muestran el cartel de la desaparición de Petra. / Vicente Vicéns / AGM
Efectivos de Protección Civil muestran el cartel de la desaparición de Petra. / Vicente Vicéns / AGM

La familia de la anciana en paradero desconocido desde hace 24 días pide a las autoridades que no reduzcan los medios dedicados a su búsqueda

Marta Semitiel
MARTA SEMITIELMurcia

Sentados alrededor de una mesa y con la preocupación atrincherada en el rostro, Francisco Moreno y Roberto González apenas se atreven a compartir sus pensamientos, por si acaso la mala suerte los cumpliera al pronunciarlos. Veinticuatro días de agonía cumplen hoy los familiares de Petra Lara, la vecina de 71 años de Molina de Segura desaparecida tras salir de su casa el pasado sábado 17 de marzo a primera hora de la mañana.

Para sus yernos, la ausencia de noticias es la peor de las noticias, «porque vivimos en un estado constante de alerta e incertidumbre que no nos deja avanzar ni pensar en otra cosa». Ellos velan por la seguridad de las hijas de Petra, sus mujeres, las que más sufren la sinrazón que rodea a la desaparición de la anciana. «Las noches son lo peor de esta espera, porque te preguntas dónde y cómo estará...», Roberto apenas puede terminar la frase, y tal vez es su falta de final lo que emociona a Paco.

Un trozo de celo sostiene el rostro de Petra en la puerta de la cafetería en la que se reúnen con 'La Verdad', sobre su fotografía, la misma palabra: Desaparecida. Apenas a una semana de que se cumpla un mes desde que la vieron por última vez, el mayor miedo de sus yernos es «que no aparezca nunca». El segundo miedo más inminente gira entorno a los familiares directos de Petra, su marido, sus hijas, sus nietos, ellos mismos: «Me da miedo que esta situación nos afecte tanto que no podamos superarla y volver a nuestra vida con normalidad», se sincera Paco.

La Policía Nacional asegura que la búsqueda en las cámaras de seguridad sigue siendo tan intensa como el primer día «Nos urge mucho saber qué dirección tomó Petra, para delimitar la zona y continuar buscándola de forma efectiva»

Una investigación dura

Las intensas e infructíferas batidas realizadas durante los primeros días arrojaron una conclusión: es necesario acotar el territorio de búsqueda. Algo imposible de momento, porque, después de que el pasado lunes 26 de marzo se visualizara la imagen de Petra en una de las cámaras de vigilancia de un cajero bancario cercano a su casa, la investigación no ha vuelto a arrojar ningún dato.

«Tras la desaparición, llegó la Semana Santa y ahora las Fiestas de Primavera. Además, también ha desaparecido una chica aquí, en Molina de Segura, y ha habido otros sucesos. Entendemos que hay que destinar recursos a todo, pero no queremos que esas circunstancias afecten al avance de la investigación. Queremos que se tome consciencia de que nos urge mucho saber qué dirección tomó Petra, para así poder delimitar la zona y continuar buscándola, esta vez con todos los recursos disponibles en un mismo sitio», comparten los yernos.

En la mesa de los investigadores de la Policía Nacional que llevan el caso de la desaparición de Petra se acumula un trabajo duro de «cientos de horas», según confirmaron fuentes del Cuerpo. El estado en el que se encuentra el visionado de las grabaciones, aportadas a la Policía por comercios y entidades bancarias a petición de la familia, es reservado hasta que se produzca un nuevo hallazgo. Hasta entonces, la Policía Nacional mantiene ante los vídeos a «los mismos efectivos que el primer día, que buscan a Petra con la misma intensidad», aseguraron las mismas fuentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos